Saltear al contenido principal

Ecos mudos

Tibias sombras nos rodeaban. Mientras conducías, podía ver por la ventanilla los árboles secos acomodados en filas bajo un cielo atiborrado de nubes grises. Era un pueblo sin color. Aun así, sin ser del todo verde, del todo agradable, solíamos regresar. Y no entendía porqué, sólo veía que tus ojos se opacaban, que tus hombros se caían y tu ropa se veía más holgada de lo común. No, no me gustaba ir ahí, reflejabas una inocencia que dolía. Por más que intentaba jugar con tus recuerdos, seguir las pistas, huías del presente para correr a las faldas de aquella montaña. Era tu lugar preferido, lo sabía de memoria; lo decías como un conjuro que hacía que me  alejara de ti mientras tu voz se endulzaba. ¿Tan fastidiado estabas de mí?

No, seguía sin comprender. Tú tan envenenado de recuerdos y yo deseando que al fin los enterraras.

 

 

Loading
Érika Anallely
Escritora. Escribe para no olvidar(se). Escribe recordando que las letras divagan entre libros e imágenes, por eso se apresura a aprehenderlas. Escribe porque le atraen los instantes. Escribe porque le desespera esperar. Escribe aunque su letra sea todo menos bonita.
Ilustrador. Ilustrador amateur de tiempo completo.

No pares, ¡sigue leyendo!

Los matices de la pena

Error

Amanece en color sentencia de muerte: oliendo a madre agonizante de aflicción y familia y amigos avergonzados. Quedó por ahí, una noche rancia…

Aquella población

Primero fue el texto

En los pliegues de la montaña se extiende un conjunto de construcciones, ladrillos y baldosas color carbón. Si se recorren sus caminos, sus…

Volver arriba