Skip to content

Mareas

Te dormiste en tus laureles, Laura. Quisiste escapar de la ciudad, de tu cansancio, de la escuela y tus pendientes; de él (de su cariño y su abrazo, de su diligencia, de su tenerte en el centro de su atención, de su beso de pimienta cayena y clavo, de sus besos inquietos y sus manos incesantes y veloces, de su voz con sordina y de sílabas ahogadas), de todo el presente en clave futuro que él representaba. Huiste por el escalofrío de disfrutarlo y que el goce se convirtiera en costumbre.

Huiste a la arena para disfrutar. Porque te has abandonado. Porque con él, el que te arruinó —el que devoró tu derecho a disfrutarlo a él, que te ofrecía tu propia vida—, nunca disfrutaste en verdad del sol. Porque te dueles. Y ahí te recostaste. Y entraste al mar y el mar te inundó, te llenó de olas y sal y los vendavales y un abrazo. El mar entró como si fueras el mismo vaso roto que conservas en la mesa de noche.

Pero el mar se fue, dragó tus escombros y te dejó apoltronada y ligera, lo suficiente para arrastrarte a la siguiente ola.

Loading
Escritor. Lugar común: perfil obsesivo compulsivo, pero es cierto y útil en producción editorial. Editor, traductor, corrector de estilo.
Ilustrador y diseñador gráfico con tendencias autodidactas, autodestructivas y autómatas.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Claustrofobia

Carnada

Alea jacta est Cuando cerró la puerta se dio cuenta de que se había orinado en los pantalones. El pequeño clóset olía a…

Volver arriba