Saltear al contenido principal

A mi muerte, a la que me toca

A todos nos toca una sola muerte, una muerte para nosotros solitos, esta es la mía, le gusta cocinar para mí y platicar conmigo, le agrada hacerse trenzas y vestir de colores. Mi muerte tiene las tetas grandes.

Quiero decirte que me siento joven,
que mi sangre está limpia y mi cara es feliz
como nunca será y como nunca lo fue.
Hoy no me preocupas. Estoy empezando a conocerte.
Te veo de frente y no me asustas, te doy los buenos días y las buenas noches
como a todos mis amigos. Te deseo lo mejor y sigo mi camino.

Me gusta venir a tu casa y ver como cocinas,
tus enormes cacerolas de colores,
tus vestidos floreados de primavera,
tus blancos camisones nocturnos que remarcan tu silueta.
Me gusta mucho venir a tu casa a platicar contigo,
hasta entrada la tarde cuando te sueltas el cabello y sales a trabajar.

Siempre me despides con un abrazo y me voy a mi casa contento
a terminar mi trabajo, a ver a mi familia, me voy cantando.
Un día me quedaré contigo, no volveré a ver a quienes quiero.
Pero no me preocupa,
ellos sabrán por lo que les cuento de ti,
que estaré muy bien cuidado.

Loading
Cristian Celis
Me enseñaron a escribir y a contar desde los tres años con ayuda de naipes, corcholatas de colores y revistas de ciencia. Mi televisión (de esas grandotas de madera ) no se veía, así que tenía que imaginarme lo que sucedía adentro, ¡oh imaginación! La poesía es como un sol, adentro, único y salvado: respirar de sus manos amigas, como de pájaros azules que se vuelan por el cráneo, pisar el pasto seco y el aroma acuarela de los mercados, decir con sus jaulas las negras olas desnudas que me toman por el brazo; el sol ondula por encima, como un pálido disco blanco enjuagado. Cuando no trabajo en mi laboratorio me gusta salir a caminar mucho y visitar el océano, ¡ah! y los efectos psicodélicos de las guitarras jaguar. Me gustan las puertas viejas y vencidas, los paseos sin sentido y el viento en la cara cuando voy en moto. No me gusta cortarme el cabello.
Ilustra. También construye marionetas.

No pares, ¡sigue leyendo!

La culpa de siempre

Ciudad

De esos trayectos interminables recuerdo el olor a hierba y cebolla. Ese olor que me abría los ojos de golpe para por fin…

Pocas semanas después

Amor y amistad

Éramos amigos, la complicidad nos fue acercando cada vez más hasta que ya no hubo retorno. Valeria llegó a mi casa pocas semanas…

Volver arriba