Saltear al contenido principal

Diario de esclerosis

Día 1: Ayer me lo dictaminaron. La tranquilidad es una forma de morir, llega de pronto con un calambre raquítico, con la frialdad de músculos y huesos. Un golpe sempiterno que se aferra a los nervios y persiste.

Día 2: Hoy dejó de funcionar mi pierna, primero se arropó de la quieta sinfonía de hormigas hasta que ahora, al despertar, se perdió al querer levantarme de la cama. Ayer me pasó con la rodilla, se entiesó en la flacidez de una desdicha.

Día 50: Los sonidos son cada vez más lejanos, no distingo al piano de la lavadora. Los ojos me dan comezón, no encuentro la forma de quitarles este desasosiego que dan los silencios y las sombras.

Día 68: Los insectos caminan por adentro de la piel, se comen los impulsos que la nervadura no alcanza a descifrar y hacen que mis músculos se hielen en un pulso fuera de todo control, de toda cifra.

Día 142: Me siento con la misma ligereza que una piedra. Gobierno el mundo desde una silla de ruedas.

Día 325: Ayer fue la voz; se acabó por hacer de agua mi garganta. Soy apenas un balbuceo mustio, una hierba silvestre dentro de una pecera.

Día 483: Tengo la soltura de un epitafio con fecha abierta, la misma que una estatua plagada de escarabajos.

Día 523: El mundo pasa frente a mis ojos: es una mancha. Quizá este sea el último texto que escriba: hoy comenzó el temblor en la mano derecha.

Loading
Escritor. Estudió Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Obtuvo el premio José Emilio Pacheco, en el área de poesía, así como la beca Edmundo Valadés para publicaciones independientes, en 2004, 2005 y 2009. Actualmente es editor de la gaceta de literatura y gráfica Literal, y de sus distintas colecciones.
Ilustrador. Lo que nos da la propiedad de reyes o reinas es la vida misma y el hecho de que la vivamos personal e individualmente aun cuando sabemos que somos parte de un todo, aun cuando en los momentos más oscuros nos consuele saber que nuestras oscuras preguntas estén en la mente / espíritu / alma / esencia de otros. Esa virtud innata de vivir es fuertemente enriquecida con la virtud de dar vida, de ser nosotros mismos canales para la creación de nuevos mundos que se impongan a la cuestionante y finita realidad. Es allí donde creo confluir con este proyecto de creación colectiva, donde los ríos se cruzan aumentando su caudal para simplemente seguir irrigando (sí, también, por qué no, hasta llegar al mar).
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Personas que quizá conozcas

Amor y amistad

Desde aquella última vez que me dejó con los labios estirados, como quien estira la mano esperando un saludo, no nos habíamos visto.…

Volver arriba