Saltear al contenido principal

Nitimur in vetitum

Nitimur in vetitum
[Nos lanzamos hacia lo prohibido]

Ovidio

Hoy respiro y siento, escribo y respiro… voy hacia lo prohibido. La mirada no encuentra ojos que quieran arriesgarse a la búsqueda; esos ojos se cierran e invitan al silencio, a detener el paso. Hambre de lo oculto, de eso que no ha sido, eso que precisa ser postergado.

El silencio se impone. Y no puedo jugar ahora más que a lo posible, y apostar a un futuro que añoro. No hay más que escribir y así alimentar al gusto con los sabores de lo oculto, con aquello que ha dejado una huella en mi cuerpo y hoy decide hundirse en el crepúsculo.

Hoy decide no mostrarse más.
Hoy decide…

Se hunde en el crepúsculo. En el momento en que me teñía de rojo
presagiaba una blanca noche de la que renacería al alba.

Mas en el cuerpo
quedan esos recorridos de caricias y miradas, memorias de tu deseo, quedan estas sensaciones que me dejan hambriento y despierto.

El parto no para y sigo dando a luz.

Espero, al acecho.

Loading
Sirocco
Escritor. Sirocco es una agitación, un temblor, viene del desierto y de la mar. Susurra su camino al oído de la arena, allí deja su huella y presagia vida, pues en su camino respira el agua y le regala oleaje. Sirocco es movimiento, grito del silencio, fértil aridez que acoge las voces de todo, animado con su aliento. Así la tinta, como Sirocco en la arena, deja rastro. Sirocco un viento marino que escribe en el papel de las aguas, revela los trazos de la vitalidad, esa sorpresa del ojo ante el resplandor del rayo que penetra la espesura de la tormenta de arena; recuerda que hay que respirar, detenerse, ver y sentir, para seguir… Con la tinta, el barco ancla, se detiene en la mar, y llega a la luz el fondo; a veces, el surco sacude como un temblor y con la fuerza de un naufragio lleva a profundidades oscuras, donde habitan desconocidos seres marinos, terribles e inmemoriales. Sirocco es un nombre para la escritura de agua y arena, un nombre para ese rumor de trazos, en el sendero de la ventisca; Ella es un modo de conciencia, un caudal de sensación que se hace imagen. Por Él, ese viento del desierto, la arena se humedece de sal y la tierra transfigura semillas: magia alquímica, de metamorfosis y transmutaciones.
Escritora/Ilustradora. “Our songs will all be silenced, but what of it? Go on singing”.

No pares, ¡sigue leyendo!

Intangible y absoluto

Espíritu

El viento se había cansado, pero la quietud era casi brillante y traspasaba mi todo traslúcido. El lapso de un suspiro me llevó…

Sorprais

Primero fue la imagen

No, no es una iguana. Tampoco boletos. Neh, no son las botitas que vimos en El Chopo, ¡hasta crees! Si ves que ahorita…

Volver arriba