Skip to content

No-no-no

Nos negamos a volar aun cuando el viento dirige nuestras alas.

Seguimos insistiendo en quedarnos aun cuando se acerca el devastador huracán.

Ofrecemos nuestras historias a quien sólo se dedica a coleccionarlas.

Perseguimos los rostros que se nos asemejan, pero que más de cerca se les descubren facciones sobrepuestas.

Insistimos en pertenecer a algo, a alguien, pensando que eso hará a nuestro corazón latir.

¿En dónde nacen las sonrisas? ¿Dónde estaban guardadas? ¿Cómo es que salen cuando menos lo quieres? Te das cuenta de que la has cagado, tus latidos te delatan, te has sonrojado.

Loading
Escritora. Escribe para no olvidar(se). Escribe recordando que las letras divagan entre libros e imágenes, por eso se apresura a aprehenderlas. Escribe porque le atraen los instantes. Escribe porque le desespera esperar. Escribe aunque su letra sea todo menos bonita.
Ilustradora. Vendedora de sueños, trompetista en el circo de la mariposa, a veces maga. También pinta y hace flan.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

La rana

Ciudad

Se detuvo junto a la ventana de mi carro sólo para recitarme un poema. Así, sin conocerme siquiera, empezó a hablar sobre una…

Retroceder

Pena

«Se renta». Detuve mis pasos frente aquel edificio sobre Reforma. Ventanas amplias y, sobre todo, elevador. Luego de saber el bajo costo de…

Autocomplot

Sorpresa

Me gustaba despertar por las mañanas en la cama de mi abuelita, escuchar el fonógrafo y permanecer acostada hasta que el sol acariciaba…

Volver arriba