Saltear al contenido principal

Nuestra Divina Señora de la Sagrada Cuchilla

Divina Señora de la Sagrada Cuchilla, ruega por nosotros.

Nunca recé. No rezaba nunca. Pero un día la vi. Apareció en la pared de la cocina. Yo sé que a cada quién le llega un día su santo, su espíritu guía que te dice qué hacer, que vela por ti y por lo que deseas. Ella es la mía. Cada que estaba en la cocina, si me tocaba picar las verduras oía un ruidito saliendo del brillo del cuchillo. Tictictictictictic del filo, mientras cortaba. Arriba abajo arriba abajo iba y venía. Y no pasaba nada. Me concentraba mucho viendo el cuchillo por si me estaba perdiendo de algo. Y no veía nada. Acercaba la oreja y sólo estaba el tictictictictictic.

Siempre me ha gustado cortar, quitar lo que no se usa. Dejarme el pelo largo y ponerme zapatillas de bailarina. Cortar lo que sobra. “¡Eres un niño!” Me gritaba. Y yo sólo quería cortar. No me gusta, no me sirve. Y corté. Siempre he tenido las mejillas rosas. Rosas rosas rosas. Tictictictictictic. Apareció. Tictictictictic. Y ahora peso menos. Tictictictic. La punta de mi dedo. Tictictictictic. Sí, sí, Santita Filosa, ya voy. Tictictictic. Que hoy toca velarte, pasar la noche viendo tu filo y brillarte. Tictictictic. Yo te arropo. Tú me cuidas. Tictictictic. Ya viene la grieta, Santa Cuchillita. Tictictictic. Se asoma de tu brillo. Tictictictic. Divina Hoja de un Solo Corte. Tictictic. Santa Blanca del Arma Mía. Tictictic. Por nosotros no, por mí. Santita, por mí.

 

Loading
Ruth Brenes
Escritora. Mar de nervios en esta carne contrahecha. Sentir, sentir, sentir. Y de ahí pensar. Y así decir. Y en todo eso vivir. Vivo colgada de la parte baja de la J en la palabra ojalá.
Diseñadora gráfica e ilustradora del instituto departamental de Bellas Artes de Cali, Colombia. Creo y dibujo cuanta cosa se me ocurre y aquí se las dejo esperando que las disfruten.

No pares, ¡sigue leyendo!

Haz lo que debas hacer

Espíritu

haz lo que debas hacer, hazlo bien y no dudes de lo que estés haciendo. algo así me dictaba entre sueños mi conciencia…

Volver arriba