Saltear al contenido principal

Nunca fuimos rockeros

No hace falta decir que de la autocrítica pueden brotar frutos muy valiosos para la antropología, pero sí advertir que en ese proceso pueden ocurrir tergiversaciones carentes de los fundamentos que presumen poseer.
—Mario Herrera 2014.

Un libro acaba de comprar el muchacho.
No escritor, no lo llenes de arrumacos, no le digas perversiones,
no le hables de la Khôra,
no le destroces el tímpano o el corazón del pene.
Es un libro, alas de murciélago o cabello de ángel,
no le cuentes mierda del mundo, el mundo ya es una mierda
como para andar embarrando las páginas en blanco.

Tiene problemas, todos los tenemos, no ha querido ir
por un libro a la biblioteca, te ha comprado, te va a leer y luego,
seguramente te platicará.
No le digas mentiras, no le hagas quedar como un estúpido ante
la gente que sabe, no le hables de dioses,
ni del cuerpo humano, no le hables de tus amantes imaginarias
sobre un globo terráqueo, la salamandra matutina pide una virgen para
despertar más tarde.

No eres ciencia y bien lo sabes, nadie nunca te estudiará sesudamente,
no acabarás en el estante a un lado de Vargas Llosa o de Fernández Repetto, pero no
desanimes a nuestro amable lector.

Un libro acaba de comprar el muchacho, sólo así lo lleva,
con el celofán como velo.

Loading
Me enseñaron a escribir y a contar desde los tres años con ayuda de naipes, corcholatas de colores y revistas de ciencia. Mi televisión (de esas grandotas de madera ) no se veía, así que tenía que imaginarme lo que sucedía adentro, ¡oh imaginación! La poesía es como un sol, adentro, único y salvado: respirar de sus manos amigas, como de pájaros azules que se vuelan por el cráneo, pisar el pasto seco y el aroma acuarela de los mercados, decir con sus jaulas las negras olas desnudas que me toman por el brazo; el sol ondula por encima, como un pálido disco blanco enjuagado. Cuando no trabajo en mi laboratorio me gusta salir a caminar mucho y visitar el océano, ¡ah! y los efectos psicodélicos de las guitarras jaguar. Me gustan las puertas viejas y vencidas, los paseos sin sentido y el viento en la cara cuando voy en moto. No me gusta cortarme el cabello.
I'm a young, dynamic and enthusiastic graphic designer, with a big love for art direction, web design and vector and traditional illustration.

No pares, ¡sigue leyendo!

El ánimo ciego

Ansiedad

Una cara, todas las caras. Como si todos los días te toparas con caras de asiáticos: las mismas facciones, diferentes ficciones. Los dientes…

So pena de…

Pena

Una vez me contaron esta historia: una mujer joven y bien vestida, guapa y con dinero —o eso pensaba quien me lo dijo—,…

Volver arriba