Skip to content

Trepidar

Arrancarme la carne y dejar que la sangre fluya y se meta en cada alcantarilla que se atraviesa. Dejar que se mezcle con el agua sucia, que se la coma el sol y se la lleve la distancia. Dejar que caiga encima de los rostros de aquel que te viola y te maltrata, quemarle la cara con mal augurio y punzarle los ojos con el dolor de las uñas. Callarle la voz con el ácido del desprecio, prenderle fuego con el alcohol de las venas. Dejarle más perdido de lo que se encuentra, darle dolor merecido. Desatar palabras incongruentes en las uniones ininteligibles. Acabar con el odio con el doble del mismo. Perder la razón y arrebatársela de ocasión. Dar la muerte por causar la del dolor. Perder la sangre para confundir al temor. Dejar el vicio en el aire para que tropiece con la perdición.

Arrebatarme de este lugar para envolverte con la piel que no tienes, darte mis nudillos para defenderte, mis ojos para advertirte, mi insípida razón para evitar extinguirte.

Loading
Tras ganar su primer premio en efectivo, cambiarlo por brandy y cerveza y beberlos con sus rivales, descubrió su pasión por las letras y que la sopa en realidad sí es un buen alimento ...
Ilustrador. ¿Qué es Metralla? Cada vez nos vemos más inmersos en la necesidad de encontrar satisfacciones sensitivas de todo tipo. Nuestros sentidos son vulnerables a nuestro entorno, dependemos emocionalmente de satisfacciones estéticas de modo que el diseño crea categorías emocionales variables; en este sentido, Metrallo sugiere gráficas, imágenes o mensajes que estimulan nuestra voluntad perceptiva haciéndonos sensibles a sus especulaciones abstractas y a su imaginación, originando en cada individuo una percepción propia traducida en gustos y preferencias que crean hábitos llegando al subconsciente. En las calles se vive una experiencia propia, todo un viaje a través de una exposición permanente de imágenes que son las balas de la Metralla Gráfica indetenible.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Dinero mata cajita

Primero fue el texto

Una mañana me cansé de ser pobre y decidí correr a casa para romper el marranito que con cariño me había regalado la…

La sed inextinguible de los extramuros

Comodidad

«Van ganando uno cero. »Mira negrito, definitivamente no hay lugar más cómodo en el cuerpo para sostener un cuchillo que entre las nalgas,…

Puto

Espíritu

Puto era el nombre con el que lo conocían todos en el barrio, en la escuela e incluso entre sus familiares. No recordaba…

Volver arriba