Saltear al contenido principal

Destino

Tienes que crecer pronto, niña, estos pies hinchados no pueden caminar sin que los guíen tus ojos. Este cuerpo manchado por la desdicha no puede sino sufrir la tristeza de esta oscuridad carmesí.

Te envidio, hija. Cuando crezcas olvidarás esa imagen de tu madre colgada de aquella baranda. Tampoco recordarás esta huida en brazos y trastumbos, ni esta noche que se fragua en el cuenco de mis ojos.

Para mí el destino es otro: las cicatrices de mis pies serán como heridas siempre nuevas, los oídos un canal lastimero y mis ojos la oquedad siniestra en la que habita el cuerpo de ella oscilando.

Tú eres mi hija, témeme. Si pude matar a mi padre con mis propias manos puedo hacer lo que sea contigo.

Tú eres mi hermana, témeme. Si pude copular con mi madre para engendrarte puedo hacer lo que sea contigo.

Aunque debes saber que todo eso lo hice en la ignorancia, en la ceguera absoluta del alma; por eso el castigo, por eso me saqué los ojos y me fui contigo de Tebas porque me quema la culpa.

Tú serás mis ojos cuando crezcas, cuando tengas edad para guiarme, Antígona.

Pero témeme, hermana, cuídate de Edipo, hija, que una vez que cruzas no se sabe hasta dónde te lleva el destino.

Loading
Escritor. Estudió Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Obtuvo el premio José Emilio Pacheco, en el área de poesía, así como la beca Edmundo Valadés para publicaciones independientes, en 2004, 2005 y 2009. Actualmente es editor de la gaceta de literatura y gráfica Literal, y de sus distintas colecciones.
Ilustrador. Lo que nos da la propiedad de reyes o reinas es la vida misma y el hecho de que la vivamos personal e individualmente aun cuando sabemos que somos parte de un todo, aun cuando en los momentos más oscuros nos consuele saber que nuestras oscuras preguntas estén en la mente / espíritu / alma / esencia de otros. Esa virtud innata de vivir es fuertemente enriquecida con la virtud de dar vida, de ser nosotros mismos canales para la creación de nuevos mundos que se impongan a la cuestionante y finita realidad. Es allí donde creo confluir con este proyecto de creación colectiva, donde los ríos se cruzan aumentando su caudal para simplemente seguir irrigando (sí, también, por qué no, hasta llegar al mar).
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Prometo no acordarme de ti

Ansiedad

Una mirada cruza el extenso bosque de mesas. Esos tus ojos me han visto, quizá por accidente; accidente tuyo, mío o del destino,…

Vergüenza familiar

Vergüenza

I Mi padre nos mira un tanto avergonzado, como si le hubiéramos fallado todos y cada uno de nosotros cinco, sus hijos, sus…

Srta. Esperanza Díaz

Esperanza

En aquel olvidado cuarto de hospital, el nieto le susurró al anciano lo siguiente: "A veces medirse se vuelve irracional y necesario, a…

Volver arriba