Saltear al contenido principal

Perverso

Yo sabía del malestar de la conciencia, de ser en la oscuridad descubierto. Lo que no esperaba, lo que no conocía era la propia pena de ser ingenuo, casi estúpido. Y no era que fuera bueno o no, sino más bien cobarde, pusilánime. Vergüenza era lo que sentía, pero vergüenza por no poder empuñar la espada, jalar el gatillo, morder, matar; mentir sin culpa, sin remordimiento; siempre incapaz de ignorar a los otros. No soy un sobreviviente, soy un buen hombre, pero impotente frente a la rapacidad necesaria para defender y luchar lo mío. Por eso prefiero la soledad, el encierro y la cueva.

Mi nombre es Rémora y camino con la cabeza agachada, nací culpable de todo y de nada, sufriente por todos y por nadie.

Loading
Avatar
Escritora. «Larga y ardua es la enseñanza por medio de la teoría, corta y eficaz por medio del ejemplo.» –Anónimo
Ilustra. También construye marionetas.

No pares, ¡sigue leyendo!

Día a día

Comodidad

Sentado en el sofá observa el mundo añejo y destilado que se extiende 15 pisos por debajo y sobrepasa su tierra plana y…

Sin nostalgia

Obstáculo

Me acuerdo de mí. No es desde un paisaje que podría o no despertarme la nostalgia. Tampoco es el gastado recuerdo de una…

Volver arriba