Saltear al contenido principal

Sin destino final

Le tomó la cara con fuerza y le dijo que la protegería sin importar contra qué o cómo. Se lo prometió bajo el sol y los buitres y la soledad de la región desértica a la que lograron escapar.

Intentó consolarla cuando recordó la muerte de todos.

— Como si no hubieran estado enterados de las fosas —le dijo— y aun así nos obligaron a ir con ellos.

Le limpió las lágrimas de la cara.

— Es lo mejor que nos pudo pasar. Lo sabes. De haber llegado al otro lado nos hubieran puesto a trabajar.

Lo miró con duda.

— ¿Está mal no lamentar la muerte de nuestros propios padres?—le preguntó—. Digo, no era la primera vez que…

— Está mal que nosotros sigamos pensando en ellos cuando tenemos que preocuparnos por salir de aquí.

Ambos se sonrieron a medias.

La sangre seca mezclada con la mugre les comenzaba a molestar.

Avatar
Escritora. Cafeinómana, observadora, insomne. De ser trapecista caminaría todo el tiempo por las orillas.
Jeavi Mental
Ilustrador.

Más shots para el sediento:

Entonces lo sabrás…

Julia empezaba a pensar en el amor y preocupada le preguntó a su madre cómo podría darse cuenta de si…

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba