Saltear al contenido principal

Sin destino final

Le tomó la cara con fuerza y le dijo que la protegería sin importar contra qué o cómo. Se lo prometió bajo el sol y los buitres y la soledad de la región desértica a la que lograron escapar.

Intentó consolarla cuando recordó la muerte de todos.

— Como si no hubieran estado enterados de las fosas —le dijo— y aun así nos obligaron a ir con ellos.

Le limpió las lágrimas de la cara.

— Es lo mejor que nos pudo pasar. Lo sabes. De haber llegado al otro lado nos hubieran puesto a trabajar.

Lo miró con duda.

— ¿Está mal no lamentar la muerte de nuestros propios padres?—le preguntó—. Digo, no era la primera vez que…

— Está mal que nosotros sigamos pensando en ellos cuando tenemos que preocuparnos por salir de aquí.

Ambos se sonrieron a medias.

La sangre seca mezclada con la mugre les comenzaba a molestar.

Loading
Escritora. Cafeinómana, observadora, insomne. De ser trapecista caminaría todo el tiempo por las orillas.
Ilustrador.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Opacidad

Grasa

No me quedaba muy claro de dónde venía ese olor Pensé que era ridícula autoexposición de las pedas que me pongo Pero no…

Volver arriba