Saltear al contenido principal

Sísifo o me he de comer esa tuna

Todo era cuestión de tiempo, de plazos cumplidos y nuevos desasosiegos.

Siempre era así, no importaba cómo eran los sueños ni cuáles los deseos, nunca se haría mi voluntad.

Y así, la vida, simplemente la fe ciega, las preguntas muertas, las dudas desvanecidas.

Por eso cierro los ojos, no importa lo que pase, ni lo que pese, esa piedra debe llegar a la cima de la montaña.

Loading
Avatar
Escritora. «Larga y ardua es la enseñanza por medio de la teoría, corta y eficaz por medio del ejemplo.» –Anónimo

No pares, ¡sigue leyendo!

Del yo y los otros

Primero fue el texto

Me miraban, yo sé que lo hacían, y mientras todos se llenaban de odio y envidia yo, el único, el ser inmortal entre…

Consideraciones sobre el alquiler

Alquiler

Tengo encima de mí a esta mujer increíble. Mueve su cadera suavemente al ritmo que desea con la intención de hacerme terminar. Parte…

Volver arriba