Saltear al contenido principal

Una cuestión personal

Metió la mano al bolsillo de la chamarra, sacó su escuadra Smith & Wesson de cañón recortado, le puso el silenciador y salió del baño.

Ella seguía recostada en esa cama alquilada, siempre la habitación 119, cada jueves desde su primera cita hace meses. Aún adormecida del placer que le generaba este encuentro clandestino con el mejor amigo de H., su marido.

En ese momento, H. debería estar regresando de la ciudad vecina; todos los jueves salía temprano para asegurar que el negocio no perdiera suministros, mientras P., su mejor amigo, se encargaba de ayudar a su esposa en aquellos trámites legales.

Tomó el arma, apuntó y la llamó por su nombre. Ella entreabrió los ojos sin entender lo que pasaba; en la cara se enfrió su sonrisa, se desdibujó la alegría que habitaba entre esas sábanas satinadas y perfumadas con el aroma de esta pasión fugitiva; cubrió con la almohada su desnudez, como si las plumas pudieran detener aquella voluntad del plomo.

P. disparó.

La mujer lo miraba, tratando de encontrar una respuesta, queriendo descubrir el por qué de este repentino ardid de odio.

«H. estuvo aquí ayer. No es una cuestión personal, sólo que él es mejor amante que tú.»

Loading
Escritor. Estudió Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Obtuvo el premio José Emilio Pacheco, en el área de poesía, así como la beca Edmundo Valadés para publicaciones independientes, en 2004, 2005 y 2009. Actualmente es editor de la gaceta de literatura y gráfica Literal, y de sus distintas colecciones.
Ilustradora. Vendedora de sueños, trompetista en el circo de la mariposa, a veces maga. También pinta y hace flan.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Confiando en el etéreo

Confianza

La página web era lo único que le quedaba al escritor, pero nadie lo sabía y ese era el problema: ya nada lo…

Impermanencia

Futuro

Escribo de lo que no es aún, mientras el ayer queda cautivo en la lágrima incipiente de todos los días muertos. Pienso en…

No-no-no

Error

Nos negamos a volar aun cuando el viento dirige nuestras alas. Seguimos insistiendo en quedarnos aun cuando se acerca el devastador huracán. Ofrecemos…

Ilusiones

Incertidumbre

Ahí estaba nuevamente la joven aquella que no hacía más que llenarle de rocío los pensamientos esternónicos y salivosos. Parada en la barra.…

Volver arriba