Saltear al contenido principal

Av. 79, 80 ºC

A esa hora la ansiedad se dividía en 179 pedazos de uña, 237 rascadas de cabeza, 7 solos de percusión en las piernas, 6 mocos extraídos, 20 cigarrillos y una docena de maldiciones diseminadas por toda la avenida, como pedos sin dueño perdiéndose entre la gente sorprendida y el placer del viento de la tarde.

Jorobando el caminado había calmado la gastritis y tenía en la cara una paradoja acuática de boca reseca e interminable lagrimeo; sudaba riachuelos quebradas ríos cascadas desembocaduras deltas bahías fiordos en todas partes, en las orejas, en los codos, en la ojeras, en el culo, entre los dedos de los pies sentía esa triste agua suya huyendo, abandonando sin clemencia y sin honor ese torcido cuerpo, ese entumecido y tembloroso conjunto de células y músculos cagadas para siempre por la esterilidad de un desasosiego.

No podía alejarse del carro porque no concebía dejarlo ahí comprometido al sol y al lento crepitar de la fatalidad, no podía permitir que se diera una gota de óxido ni que redujera su brillo, ni la más ligera decepción de sus neumáticos; el carro era como un niño abandonado, dejado tristemente en la avenida, derritiéndose al sol impecable de las tres mientras él maldecía indeciso, despeinado, y ya sin cigarrillos que le dotaran de su negra leche maldita de maldita calma.

No podía permitirse un tiempo de su minuto. El maldito sol estaba cocinando ya el cuerpo, desnudo además, de su primera ex esposa y a las tres y media tenía la cita con el taxidermista. Y la misma frase repicaba en su cabeza: ¿Dónde está la maldita grúa?

Loading
DelReal
Escritor/Ilustrador. Diseñador gráfico alma vendida, hedonista de bolsillo vacío, activista de la pereza y los vicios solitarios, nacido en tierra de nadie Santiago de Cali, prosperó en la vida alegre y fue criado en modo experimental, casi como un hámster de ritmos tropicales, con la ternura y los dientes necesarios para dar un par de puñaladas de cariño y el justo pelito afelpado de la embriaguez. Cree que el juicio es una trampa, la cerveza es una dicha y el humor confunde al tiempo; cree que el dinero es para los amigos, los genitales para el viento tibio y un vaso de licor con hielos para mantener el equilibrio en cualquier ocasión que valga la pena. Dibuja desde siempre, con disciplina de borracho -tinta y mugre- y nunca termina nada, no sabe de finales ni de principios ni de la ciencia exacta del éxito. Pero sabe caminar por ahí, encontrando compinches que han iluminado las vueltas de su vida, y le escuchan sus teorías de viejo impertinente, iconoclasta y prostático, a cambio del poco tiempo que nos queda. Amén.
Tras ganar su primer premio en efectivo, cambiarlo por brandy y cerveza y beberlos con sus rivales, descubrió su pasión por las letras y que la sopa en realidad sí es un buen alimento ...

No pares, ¡sigue leyendo!

Sol de Marzo

Aparato

Ando en el centro. ¡Ya!, ahora. Enamorado del sol de Marzo y con el cabello alborotado por el sueño. Ando como el sol…

Bailemos mujer, bailemos

Carnada

Bailemos hasta desaparecer entre el humo de esta habitación sin ventanas. Asfixiémonos lentamente mientras esperamos la madrugada, droguémonos de besos y caricias, sintamos…

Antirrábica

Aparato

«Cuando el mundo tira para abajo, es mejor no estar atado a nada.» Primero fue Patricia. Patty esperó a que yo pagara la…

Volver arriba