Saltear al contenido principal

Té verde y café

Hola. Así se sentó la Duda entre el té verde y el café, entre el río Amarillo y el Danubio, entre Buda y Dios.

Hola, les dijo de nuevo. Conversen como suelen hacer en las clases de mandarín. Prometo que no diré ni una palabra y que sólo me quedaré aquí, entre ustedes, como una invitada expectante.

El viento se movió entre las flores que rodeaban la mesa. Sopló en el café. Alborotó el pelo quebrado de ella que se rodeó con los brazos para cubrirse. Su compañero la miró frágil y la abrazó.
Los minutos continuaron en la carrera de relevos.

¿Deberías ser honesta?, interrumpió la Duda. ¿Decirle que si regresa a China te ganará la tristeza y que en realidad te gustaría que se quedara aunque le hayas prometido que seguirán juntos si se va? ¿Y tú? —se dirigió a él—, ¿por qué no levantas la mirada? ¿No estás seguro de hacerle saber que si te pide que te quedes lo harás porque es ella y el futuro se hace en el presente?

Una hoja seca cayó sobre el té verde.
Motas de polen crearon ondas en el café.
Sus labios se pegaron porque en el otoño no todo debe morir.

Me voy a quedar contigo. No estamos para dudas, le dijo.

Escritora. Cafeinómana, observadora, insomne. De ser trapecista caminaría todo el tiempo por las orillas.
Su semblanza - Sus shots -
Agustín Ceiklosv
Ilustrador. Me gusta caminar, observar atento, hablar y hablar y hablar, la palidez del otoño y sus colores en el aire, el olor del café y los rincones vacíos.
Su semblanza - Sus shots -
Escritora. Cafeinómana, observadora, insomne. De ser trapecista caminaría todo el tiempo por las orillas.
Su semblanza - Sus shots -
Agustín Ceiklosv
Ilustrador. Me gusta caminar, observar atento, hablar y hablar y hablar, la palidez del otoño y sus colores en el aire, el olor del café y los rincones vacíos.
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
Salomónica

Salomónica

Intentó el honesto amor de Octavio, sus zalamerías, sus guiños, sus flores siempre luminosas, hasta sus promesas de rizos ensortijados…

1
Síndrome Del Conejo Blanco

Síndrome del conejo blanco

Zoom, zoom. Nadie podía percibir su rostro, apenas y se sentía una leve brisa de la velocidad con la que…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba