Saltear al contenido principal

Telematch

Una alemana de mediana edad, robusta, vestida de provincia, corre alegre y desesperadamente mientras un pin de bolos gigante la alcanza y la azota contra el agua. Sus compañeros de equipo saltan como si un balón pegara en el palo dejando ver atrás la colorida escenografía al aire libre.

No recuerdo siquiera el nombre. Fue algo inédito. Tristemente los creadores del videojuego olvidaron dejar una salida obvia o difícil a la escena. Quizás no podían. Así esta frustró a algunos adolescentes porque finalmente no muchos más compraron el cartucho a partir de tal fama.

El escondite japonés que nunca se concretó y cuya experiencia más cercana prefiero obviar. Un salto por un balcón alto y romper el piso a partir de mi repentina sólida corporeidad. Una mueca imposible ante el que denotaba poder. La famosa escena del tranvía (al menos reducida a un autobús) en donde saco de la manga una preparada frase mientras miro fijamente a los ojos a mi interlocutora.

Vuelvo a sentarme. Analizo cómo tantos intentos reales e imaginativos han desembocado en tal desencanto de realidad y un poco de encierro.

También pienso que no hubiera podido ser de otro modo. Intentando -o compitiendo por- no perder el hilo, miro hacia la ventana en donde sin esfuerzo pasan las nubes de una despejada tarde caleña. Pienso cómo han pasado los años. Y tras la pausa vuelvo a  tomar el control.

Loading
Vicman
Ilustrador. Lo que nos da la propiedad de reyes o reinas es la vida misma y el hecho de que la vivamos personal e individualmente aun cuando sabemos que somos parte de un todo, aun cuando en los momentos más oscuros nos consuele saber que nuestras oscuras preguntas estén en la mente / espíritu / alma / esencia de otros. Esa virtud innata de vivir es fuertemente enriquecida con la virtud de dar vida, de ser nosotros mismos canales para la creación de nuevos mundos que se impongan a la cuestionante y finita realidad. Es allí donde creo confluir con este proyecto de creación colectiva, donde los ríos se cruzan aumentando su caudal para simplemente seguir irrigando (sí, también, por qué no, hasta llegar al mar).
Escritor/Ilustrador. Diseñador gráfico alma vendida, hedonista de bolsillo vacío, activista de la pereza y los vicios solitarios, nacido en tierra de nadie Santiago de Cali, prosperó en la vida alegre y fue criado en modo experimental, casi como un hámster de ritmos tropicales, con la ternura y los dientes necesarios para dar un par de puñaladas de cariño y el justo pelito afelpado de la embriaguez. Cree que el juicio es una trampa, la cerveza es una dicha y el humor confunde al tiempo; cree que el dinero es para los amigos, los genitales para el viento tibio y un vaso de licor con hielos para mantener el equilibrio en cualquier ocasión que valga la pena. Dibuja desde siempre, con disciplina de borracho -tinta y mugre- y nunca termina nada, no sabe de finales ni de principios ni de la ciencia exacta del éxito. Pero sabe caminar por ahí, encontrando compinches que han iluminado las vueltas de su vida, y le escuchan sus teorías de viejo impertinente, iconoclasta y prostático, a cambio del poco tiempo que nos queda. Amén.

No pares, ¡sigue leyendo!

Día a día

Comodidad

Sentado en el sofá observa el mundo añejo y destilado que se extiende 15 pisos por debajo y sobrepasa su tierra plana y…

El peso del linaje

Comodidad

El infierno me parece un sitio digno de recordarse: sus interminables horizontes devoradores de luz, las hermosas cascadas de fuego, el río llameante…

Volver arriba