Saltear al contenido principal

Juegos con el aire

Fueron interminables horas de interminables juegos,  tus máscaras y tus escondites.

Te encantaba cerrar los ojos y correr como si fueses tres personas juntas.

No podías quedarte sólo ahí.

Te perdiste en el bosque, algunos dicen que fue culpa del sol en día nublado, que te evaporaste. Otros aseguran que corriste tan rápido que  trascendiste al aire que te detenía.

Yo sigo pensando que estás cerca.

Con la sonrisa escondida tras la quimérica máscara que hayas inventado.

 

Loading
Escritor. Hombre bueno, de mal genio. Escribo, leo, vendo, imagino y fumo cosas.
Ilustrador. Ilustrador amateur de tiempo completo.

No pares, ¡sigue leyendo!

Bulevares y ramblas

Humo

Caminar sin rumbo fijo era tal vez una de las cosas que más le fascinaban en la vida. Salir y agarrar una calle…

Los regalos comienzan por uno mismo

Primero fue la imagen

En el jardín era diciembre; el frío traspasaba la tierra. Quizás era la escarcha, la tristeza o la inmensidad del silencio. El paso…

A mis poemas

Amor y amistad

para Jéssica ¿Por qué no he escrito el poema que haga que las personas al leerlo se quiten la ropa? Todos los campos…

Volver arriba