Saltear al contenido principal

Vacío

De pronto Yo se cansó de pelear lugar, de vivir sin gloria, sin oficio claro. De existir dudando, siempre en busca de una no sé qué cosa verdadera: oblicua, inefable, intocada; apenas vista por el silencio y la oscuridad.

¡Esto se acabó!, se dijo un día y se sentó a ver caer las hojas del otoño sin fin. Lo hizo con la esperanza de tener la bizarría de no volver a levantarse más. Quería olvidar que era, que existía. Soñaba con perder la cúspide de la memoria, la batalla por los hilos, la sensación de lo evidente e irremediable.

Sin embargo, a punto estaba Yo de quedarse sin tierra y cielo, sin piel y forma, cuando No se percató de la disidencia. No era definitivo y obstinado, siniestro y dispuesto a todo con tal de evitar que cualquiera se equiparara a él, él que en su esencia era la negación absoluta de todo, de lo imposible y lo improbable: de lo nacido muerto.

Y así, estando Yo tan cerca del abandono, de la muerte sin lugar y sin huella, No lo tomó del cuello y lo regresó a su lugar.

Desde entonces Yo duda de nuevo y piensa, piensa y nunca termina por entender, nunca termina por existir.

Loading
Escritora. «Larga y ardua es la enseñanza por medio de la teoría, corta y eficaz por medio del ejemplo.» –Anónimo
Diseñadora gráfica e ilustradora del instituto departamental de Bellas Artes de Cali, Colombia. Creo y dibujo cuanta cosa se me ocurre y aquí se las dejo esperando que las disfruten.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Fábula de la huida

Incertidumbre

Creí que en mi cuerpo se sostenía. Creí que por una vez «vida en común» comportaba un significado. Creía que siempre estaría abrazada…

Alado deletéreo

Primero fue la imagen

Tara intentaba sonreír con la mejor de sus caras, estaba acostumbrada a fingir y las pastillas la ayudaban a que la realidad no…

Volver arriba