Saltear al contenido principal

40 días

Un serpentario de emociones te hacen ir y venir entre el bosque de mi casa y tus entrañas. Adivino que tus ojos negros están rojos de sueño:

– ¿No has dormido?
– Algo.

Nada menos sale de tu boca, nada más tampoco.

Sentado mirando hacia afuera como si en este cuarto no existiera nadie más:

– Si quieres preparo algo de cenar.

Un silencio denso, de aluminio, recubre nuestras partes desnudas y nos aleja completamente. Sella tu corazón y sella el mío. Contagia y aprieta todo el aire que sentimos ocupando el cuarto por completo.

– Cena tú si quieres, al rato veo.

Las piernas se me aflojan y me desintegro de adentro hacia fuera como una vela.

Imposible enfocar mi mirada en algo menos patético que el desgano con el que me visitas.

Las partículas del aire se comprimen, igual que tu ceño y el mío. Enojados y obtusos nos olvidamos de querernos.

Te dejo.

Saco mis manos de tus alas, saco mi boca de tu nombre, quito mis ganas de tus ganas y me voy por completo de esto que fuimos.

La casa explota.

El impulso de los cuerpos por acercarse, el abrazo apretado de besos en el cuello, el segundo en el que tus ojos vuelven a mirarme. Todos rotos en la sala, intentando repararnos.

– Cambia esas flores, huelen a muerto.
– Somos nosotros mi amor.

Loading
Ludmila Bollati
Escritodóloga. Aspirante a poeta. Descubridora del arte dramático en su taza de café. Huye de escribir semblanzas por no hablar de sí misma.
Estudia la carrera en Artes Visuales en la FAD. UNAM y al terminar el Diplomado en Ilustración en la Academia de San Carlos, se dedica a esta labor.

No pares, ¡sigue leyendo!

Pequeños detalles

Primero fue el texto

Los tiempos modernos han cambiado la perspectiva de un milagro. Ahora cualquiera con un poco de calma podría ser canonizado, basta con darse…

Después de la esperanza

Pena

Volverá el silencio y, peor que si estuviéramos muertos, va a olvidársenos que alguna vez caminamos bajo el sol respirando un aire de…

Volver arriba