Saltear al contenido principal

Cíclope

Nada sino la luz. No hay nada sino la luz
contra la luz.
–O. Paz

La letra mira la sombra que proyecta.
Regresa la vista a quien la escribe.
El ojo de la letra es un astro.
Avanzo directamente hacia ella,
la embisto, la pronuncio y de inmediato se multiplica.
Avanzo, su aliento me pertenece.
Yo la pinto de negro, le doy línea y forma, sonido.
Herida sobre el papel se deshabita.
Su soledad en la página puebla los vacíos.
Fluye inmortal, en la boca y los ojos de otros,
cada vez, diferente…
Donde la contemplo y me contempla,
nuestros ojos, se vuelven uno, en el tiempo
somos uno.
Dejamos atrás la memoria,
ese limbo donde el espacio es escultura.

Cristian Celis
Escritor. Me enseñaron a escribir y a contar desde los tres años con ayuda de naipes, corcholatas de colores y revistas de ciencia. Mi televisión (de esas grandotas de madera ) no se veía, así que tenía que imaginarme ...
Su semblanza - Sus shots -
Hugo Mendoza
Ilustrador. De manera que el único remedio, en espera de que llegue el asalto final, es volver la mirada a lo extraordinario, lo único que todavía nos puede salvar. –Walter Benjamin
Su semblanza - Sus shots -
Cristian Celis
Escritor. Me enseñaron a escribir y a contar desde los tres años con ayuda de naipes, corcholatas de colores y revistas de ciencia. Mi televisión (de esas grandotas de madera ) no se veía, así que tenía que imaginarme ...
Su semblanza - Sus shots -
Hugo Mendoza
Ilustrador. De manera que el único remedio, en espera de que llegue el asalto final, es volver la mirada a lo extraordinario, lo único que todavía nos puede salvar. –Walter Benjamin
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
Grasa Natural

Grasa natural

Tuve la pesadilla de nuevo. Esa en la que mis huesos son mi única pertenencia, en la que todo mi…

0
Sara

Sara

Sara sabe que todo –y nada– queda a una bala, unas pastillas o una soga de distancia. Sara sabe que…

0
Ostentando

Ostentando

Qué rico te suenan las caderas, qué bueno es sentir el gong de tus tetas en mi pecho. Ese aliento…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba