Saltear al contenido principal

Colors

Quiero irme a una playa de mares hondos y soles negros.
Caminar en mares blancos de soles locos y letras negras.
En playas de pasos fluorescentes
de lluvias lisas y vientos roncos.
Gritar hasta hacerme ola ebria.

Al militar en verdes acalorados,
romper la estrella guía.
Hacerme navío de espuma,
que olas rosas y un viento blanco
no limiten lo inaniciente.

Auras danzarinas de moho,
lauras apilando entre estrellas,
y en la roca ser el viento
en caminos de una planta seca.

Fanfarrias de una nación espuma
entre el cielo y su nación,
blandos castillos arenosos
y fracciones de su amor.

Una viscosa celda de moscas,
una larva entre el fino entronque
donde orgullosa espera extendiendo
pasos sanguinolentos sin parar.

Nadie nos lleva de vuelta
al valle del planeador roto,
sus airosas hélices áureas
sólo brillan, pero no llevan.

Parando en estaciones negras, un joven zumbido
acampa en mi piel vencida, la sangre se me evapora
de la frente y me vuelvo azul, una piedra-altar.

Caminos de amapolas en viñetas amarillas
rompen los encajes del infierno violeta
que me había electrificado.
Por fin, en limoneros y vahos
acampamos todos juntos.

Donde nos soñamos.

Loading
Cristian Celis
Me enseñaron a escribir y a contar desde los tres años con ayuda de naipes, corcholatas de colores y revistas de ciencia. Mi televisión (de esas grandotas de madera ) no se veía, así que tenía que imaginarme lo que sucedía adentro, ¡oh imaginación! La poesía es como un sol, adentro, único y salvado: respirar de sus manos amigas, como de pájaros azules que se vuelan por el cráneo, pisar el pasto seco y el aroma acuarela de los mercados, decir con sus jaulas las negras olas desnudas que me toman por el brazo; el sol ondula por encima, como un pálido disco blanco enjuagado. Cuando no trabajo en mi laboratorio me gusta salir a caminar mucho y visitar el océano, ¡ah! y los efectos psicodélicos de las guitarras jaguar. Me gustan las puertas viejas y vencidas, los paseos sin sentido y el viento en la cara cuando voy en moto. No me gusta cortarme el cabello.
Ilustradora. Vendedora de sueños, trompetista en el circo de la mariposa, a veces maga. También pinta y hace flan.

No pares, ¡sigue leyendo!

Olvídate de todo

Espíritu

«Lo primero que hay que hacer es dejarse de bobadas», me dijo mi madre cuando cumplí 7 años. «Olvídate de que las hadas…

Humanos demasiado humanos

Primero fue la imagen

El fracaso del Proyecto Humanidad no sorprendió a nadie (de hecho todos lo esperaban) aunque de pronto se sintiera en el ambiente una…

Crema de estrellas

Grasa

Lava la ballena para que crezca Lava la sirena para que suba alto, alto Muerde las estrellas de su cadera celestial Duerme al…

Volver arriba