Saltear al contenido principal

Crisálida

Más que manchas, eran formas simétricas producidas por el doblez del papel a la mitad. A algún listo, de apellido Rorschach, se le ocurrió que podrían convertirse en un diagnóstico sobre el funcionamiento psíquico del evaluado. “¿Qué ve aquí?”, le preguntó el Doctor H., y el paciente con el turno no. 34 supo que lo más sencillo era jugar a la interpretación popular.

Conforme el Doctor H. le mostraba las imágenes, describió cosas hermosas; las ordinarias, aquellas cosas normales que mamá le recalcaba sobre la gente cuerda y que él no hacía, sobre todo cuando comenzó a llevar orugas infestadas de larvas a casa. “¿Por qué lo haces?”. Sin responder, se las dejaba sobre su ropa como si se trataran de una ofrenda; también mantuvo en observación a otra hasta que los capullos de avispa eclosionaron.

No hubo explicaciones. Las pieles de oruga sucedieron a los cuerpos infectados y los capullos a los restos de cubierta quitinosa. Su madre era una crisálida y cada mañana la encontraba más cercana a la metamorfosis. Un día, sólo ocurrió: una mariposa gigante le sirvió su cereal.

La transformación de papá a mamá había terminado.

 

Una hora después, no. 34 concluyó la prueba con las respuestas más comunes y obvias. Tal vez lo calificarán como sano o tal vez condicionarán su mirada para que no explore en la realidad subyacente de las manchas.

Avatar
Escritora. Cafeinómana, observadora, insomne. De ser trapecista caminaría todo el tiempo por las orillas.
Su semblanza - Sus shots -
Blanca Macías
Ilustradora. Fragmentando ideas, recorriendo el mapa interior. Jugando con las posibilidades de los espacios en blanco.
Su semblanza - Sus shots -
Avatar
Escritora. Cafeinómana, observadora, insomne. De ser trapecista caminaría todo el tiempo por las orillas.
Su semblanza - Sus shots -
Blanca Macías
Ilustradora. Fragmentando ideas, recorriendo el mapa interior. Jugando con las posibilidades de los espacios en blanco.
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

1
Srta. Esperanza Díaz

Srta. Esperanza Díaz

En aquel olvidado cuarto de hospital, el nieto le susurró al anciano lo siguiente: "A veces medirse se vuelve irracional…

0
Aldama 405

Aldama 405

Quizá al buscar a tientas tu cuerpo fue como encontré un lápiz entre las sábanas; se te ocurrió que era…

0
Las Ajenas

Las ajenas

Tú que te crees el más intelectual de tu círculo de amigos. Ese que no se fija en las banalidades…

Esta entrada tiene un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba