Saltear al contenido principal

Cuchillos

Esa navaja gris te cortó la voz… se hizo cuchillo al fin”
Cuchillos – Charly García

 

Caminaba tranquilo, era domingo, era esta ciudad inconclusa, los árboles se meneaban con pereza, la tarde se me iba entre los dedos, los cigarrillos escaseaban y la cerveza, pesada ya, dejaba de ser una opción. Necesitaba algo más fuerte, más vigor, un aguardiente un ron un vodka un poco de ginebra con hielos. Entré a una licorera en la calle 10 muy amable y todo y, como un señor, pedí una botella de Tankeray, un vaso con hielos, un poco de limón y un paquete de Marlboro.

-Pero déme un vaso de vidrio… pues… véndamelo.- Dije con mucha seguridad.

Me senté en el parquecito soleado de siempre, debajo de un árbol que me daba cierta intimidad. Mientras me tomaba la botella y me fumaba tranquilamente los cigarros, iba desplegando y limpiando poco a poco mis 17 cuchillos y mis doce navajas que brillaban al sol muy a gusto, poco a poco, y sin embargo, su voz cortó la tarde.

 

Loading
DelReal
Escritor/Ilustrador. Diseñador gráfico alma vendida, hedonista de bolsillo vacío, activista de la pereza y los vicios solitarios, nacido en tierra de nadie Santiago de Cali, prosperó en la vida alegre y fue criado en modo experimental, casi como un hámster de ritmos tropicales, con la ternura y los dientes necesarios para dar un par de puñaladas de cariño y el justo pelito afelpado de la embriaguez. Cree que el juicio es una trampa, la cerveza es una dicha y el humor confunde al tiempo; cree que el dinero es para los amigos, los genitales para el viento tibio y un vaso de licor con hielos para mantener el equilibrio en cualquier ocasión que valga la pena. Dibuja desde siempre, con disciplina de borracho -tinta y mugre- y nunca termina nada, no sabe de finales ni de principios ni de la ciencia exacta del éxito. Pero sabe caminar por ahí, encontrando compinches que han iluminado las vueltas de su vida, y le escuchan sus teorías de viejo impertinente, iconoclasta y prostático, a cambio del poco tiempo que nos queda. Amén.
Ilustradora. Erika Posada, aka e.M.a. Publicista, diseñadora gráfica, ilustradora, freelance, libra, adoradora del sol, amante empedernida de los felinos y adicta al sonido que genera el aplastar hojitas y vainas secas en la calle.

No pares, ¡sigue leyendo!

El achicopalado

Pena

Hoy fui al centro comercial y la chica de las voces dijo por el parlante: «Al amor de mi vida: se solicita su…

Persecución

Ansiedad

Sucedió de repente al doblar la esquina. Ahí estaba aquella horda de locos, armada con palos y todo tipo de artefactos lesivos. Apenas…

Irse al humo

Humo

Los ojos bien abiertos aunque piquen, así es cada vez: un ardor que hace que sientas lo redondo de los ojos. Empezamos por…

Volver arriba