Skip to content

Danzón

Ellos tomaron sus decisiones. Viajaron a contracorriente, se sumergieron en la psicodelia, en la grieta del abandono, en el placer del derroche y en el hambre de los desterrados.

Ellos siguen vivos. Abrazados en un sofá medio roto ya no se preguntan qué vendrá mañana.

En algunas fechas especiales sienten más frío. En Navidad la ausencia de luces y el jolgorio detrás de las ventanas los reduce a un par de parias ausentes.

Él siente el vacío, pero la mira y descubre en ella el cielo de luna nueva, renos, adornos, pinos y un par de fantasías inconclusas volando alrededor.

Entona una canción y la invita a bailar. Abrazados, se regalan el uno al otro.

 

Loading
Tras ganar su primer premio en efectivo, cambiarlo por brandy y cerveza y beberlos con sus rivales, descubrió su pasión por las letras y que la sopa en realidad sí es un buen alimento ...
Ilustradora. Originaria del D.F., estudié Arte en Cuernavaca, aunque dibujo desde siempre. Ni de aquí ni de allá, soñadora e imaginante.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Amor especulativo

Carnada

No se trataba de que me amaras, mis planes contigo eran otros menos nobles. Hoy me preguntas qué fue de esa mujer entercada…

Nada

Incertidumbre

Todo empezó con un pequeño moretón. La piel que cubría sus costillas se le hizo brillosa, tornasol, con pequeñas aberturas tipo branquias Eso…

Volver arriba