Skip to content

De la coronilla al perineo

Me gritas e intento calmarte. Te pregunto y no me contestas. Me dices y no te entiendo. Te invito y te vuelves un lastre. Me adulas y te devuelvo una bofetada. Te hablo tierno y crees que me burlo. Callas y pienso que eres culpable. Te acaricio y buscas un cuchillo en mi mano. Me atraes y espero una zancadilla. Te digo te amo y te cagas de risa. Me dices que me necesitas y te mando al siquiatra. Me preocupo por ti y decides largarte sin teléfono. Me pides un favor y busco quién te lo haga. Me voy al trabajo y esculcas en mis cosas. Me prestas el iPhone y me meto a tu Facebook. Te doy un beso y me muerdes la lengua. Me guiñas un ojo y volteo la cara.

Vámonos ya para la clínica y buscamos un cirujano. Que nos parta por la mitad, de la coronilla al perineo. Que cosa mi izquierda con tu derecha y tu derecha con mi izquierda. Así tal vez podamos ser un par de individuos felices.

 

Loading
Tras ganar su primer premio en efectivo, cambiarlo por brandy y cerveza y beberlos con sus rivales, descubrió su pasión por las letras y que la sopa en realidad sí es un buen alimento ...
Ilustradora. Erika Posada, aka e.M.a. Publicista, diseñadora gráfica, ilustradora, freelance, libra, adoradora del sol, amante empedernida de los felinos y adicta al sonido que genera el aplastar hojitas y vainas secas en la calle.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

EY II

Vergüenza

La naturaleza no es amable El sabio no es amable La naturaleza no pregunta, toma El sabio se pregunta y toma: ¿El sabio…

Regalo de cumpleaños

Primero fue la imagen

Ese desgraciado me ha engañado como a una niña, uno más que resulta casado. Voy a beber un buen trago y tomaré un…

Volver arriba