Saltear al contenido principal

Demasiada superstición

La primera vez que a Martina le leyeron las cartas no fue sino una decepción. Ella esperaba que después de haber pagado tanto dinero le dijeran que en tres meses sería millonaria, que conocería al amor de su vida y que se iría a vivir a un castillo en Francia. Obviamente nada de esto sucedió.

La misteriosa Florencia le dijo que, no hace mucho, alguien le había hecho «un trabajito». Su interior estaba dañado, infectado, y por eso le dolía todo el cuerpo.

Aunque Martina sabía muy bien que la mayoría de las brujas siempre salen con el mismo cuento, acudió a todo tipo de limpias: con hierbas, con piedras energéticas, limpias de lavanda, con huevo, romero, velas, cenizas y todo lo que se pudiera embarrar. No se sentía mejor… ni peor. Los chamanes le decía que era suficiente, que se iba a secar de tanta limpia, pero no les hizo caso. Se sentía protegida.

Un día, mientras el señor Manuel pasaba las hierbas y el incienso alrededor de Martina, éstas comenzaron a crujir como si estuvieran prendidas con fuego y un olor fétido salió de su cabeza. Don Manuel comenzó a golpear el ramo con desesperación contra su cuerpo, le hizo llagas en la piel, pero no paró hasta que creyó haber extraído todo lo malo.

¡Y de pronto sucedió! Martina se desmayó y al despertar estaba tendida en el piso, pálida, agotada e inerte. Cuando por fin pudo reaccionar, solo cuatro palabras salieron de su boca: «Mi espíritu se fue».

Manuel tomó su rosario, lo aventó junto a Martina y, como si hubiera visto al diablo, salió del cuarto cerrando con llave y sin mirar atrás.

Loading
Avin
Escritora. Bruja de oficio, cocinera de palabras por accidente. Cambio de color todo el tiempo porque no me gusta el gris, un poco sí el negro, pero nada como un puñado de crayolas para ponerle matiz al papel. A veces escribo porque no sé cómo más decir las cosas, a veces pinto porque no sé como escribir lo que estoy pensando, pero siempre o casi siempre me visto de algún modo especial para despistar al enemigo. Me gusta hablar y aunque no me gusta mucho la gente, siempre encuentro algún modo de pasar bien el tiempo rodeada de toda clase de especies. El trabajo me apasiona, los lápices de madera No. 2 también; conocer lugares me fascina y comer rico me pone muy feliz. Vivo de las palabras, del Internet y de levantarme todas las mañanas para seguir una rutina que espero algún día pueda romper para irme a vivir a la playa, tomar bloody marys con sombrillita y ponerme al sol hasta que me arda la conciencia. Por el momento vivo enamorada y no conozco otro lugar mejor. El latte caliente, una caja de camellos, una coca cola fría por la tarde, si se puede coca cola todo el día, y un beso antes de dormir son mi receta favorita para sonreír cuando incluso el color más brillante se ve gris. La Avinchuela mágica.
Ilustrador. Soñó que se caía, pero se agarró de un lápiz.

No pares, ¡sigue leyendo!

El grueso de la población

Grasa

Luciano falleció una tarde cualquiera, durante la celebración de su cumpleaños treinta y seis, llevándose consigo a la mayoría de la población de…

Descifrar la niebla.

Amor y amistad

Poco quedaba por hacer, la ciudad era una ruina que dejaba testimonio de un esplendor lacerado. Sus habitantes preferían aquellos despojos de adobes,…

Solar

Primero fue el texto

Camino. Zancada a zancada desprendo el suelo bajo los talones. Desplanto sigo avanzo giro. No me muevo. Doy un paso y el mundo…

Cordal

Primero fue el texto

Uno por uno íbamos caminando. Sin querer hacíamos una fila, no muy derechita, pero una fila. Recuerdo los hombros del de enfrente y…

Volver arriba