Skip to content

Zeitgeist

mente, se ha normalizado hasta tal punto la conformidad con el dictum político —el de la autoridad normada por un mercado de intereses comodificados que se someten a lex mercatoria en lugar del principio de dignidad— que se erige entre nosotros una mitología de los derechos perdidos y la felicidad arrebatada, del futuro nebuloso y la inconsistencia del pasado. Frente a nuestros ojos, en especial frente a nuestros oídos, se columbran —sobre los cimientos del despojo— los muros de la fortaleza de la verdad; nuestro deber cívico, por tanto, ha de ceñirse al dictum o afrontar sus consecuencias.

En esa Arcadia herrumbrosa y paradójica, sin embargo, el espíritu de los tiempos se rehúsa a conformarse, a acatar la ley, a olvidar lo desaparecido en el silencio de su desaparición, a aceptar acríticamente el principio de la acumulación como única vía para la verificación del individuo. Así, se fundamentan resistencias desde las declaraciones que invariablemente desestabilizan el sistema, lo desaceleran, detienen su inercia para no dejar pasar los sucesos sin digerirlos. Toman, pues, el cansancio ajeno y cínico para reformularlo violenta-

Loading
Escritor. Lugar común: perfil obsesivo compulsivo, pero es cierto y útil en producción editorial. Editor, traductor, corrector de estilo.
Ilustrador. Soñó que se caía, pero se agarró de un lápiz.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Un plan corporal

Error

Mi especialidad son las malas noticias. “Imelda, esa cerveza es la noche”; apenas levantó los ojos, hundidos ya, e intentó buscar su camino,…

Moronga

Pena

Muérete, le dije a la panza de mamá antes de que nacieras. Y tantas veces rabiosas te quise muerta. Perra. Yo decía, muérete,…

Consideraciones sobre el alquiler

Alquiler

Tengo encima de mí a esta mujer increíble. Mueve su cadera suavemente al ritmo que desea con la intención de hacerme terminar. Parte…

Volver arriba