Saltear al contenido principal

Despedida

Le pareció verla en medio del caos que acontece entre la vigilia y el sueño.

El calor de sus manos le recorrió la cara, le acarició con suavidad un hombro. Abrió los ojos (o creyó hacerlo) y siguió la figura lívida de su esposa que cruzó la habitación con celeridad hasta esfumarse en una pared.

Se volvió hacia su otro costado: junto a él estaba ella, recostada también de lado. Su brazo derecho reposaba debajo de la almohada y el izquierdo oprimía sus senos.

La miró como la primera vez, hacía treinta y siete años: dos caballos salvajes con sueños de velocidad y prontitud de dos.

La certeza que se presentó cuando se conocieron apareció tras poner los dedos debajo de la nariz de su mujer y confirmar que no exhalaba más aire caliente.

Besó su frente.

Aprehendió su cuerpo ya frío.

 

Al menos no tendría que cerrarle los párpados.

 

 

Loading
Avatar
Escritora. Cafeinómana, observadora, insomne. De ser trapecista caminaría todo el tiempo por las orillas.

No pares, ¡sigue leyendo!

Vigía desertor

Ciudad

Siempre que estoy inmersa en la rutina busco la manera de abordar un avión para verte a ti, a todos. La urbe asfixiante…

Lluvias de agosto

Comodidad

Flota sobre el agua la flor, y río abajo la tarde desciende mañana los árboles silbarán en el incendio, ¿o será otra apacible…

Piloto automático

Aparato

Se encontraron una semana de tres domingos, y al segundo abrazo nadaban a la deriva. Una marea desenchufó los cables del pasado, y…

Volver arriba