Saltear al contenido principal

Dientes naranjas y no es por comer Cheetos

Ser conejo es fácil. ¡Chomp, chomp! No hay tragos caros, ni hangovers. No hay preguntas después de one night stand: ¿Alcancé a venirme afuera? No hay jefes estúpidos, ni nasty costumers. ¡Chomp, chomp!

No hay despedidas abruptas. Tampoco taxis a medianoche con el acelerador al fondo para no voltear. ¡Chomp, chomp!

No hay calvicie a los 40 o, peor aún, a los 30. Ni caídas de huevos. Ni silencios incómodos en el lobby de una clínica abortiva en San Diego. La vida de un conejo es fácil. ¡Chomp, chomp!

Nadie te pregunta si ya le pagaste a Hacienda o cuándo fue la última vez que fuiste al dentista. ¡Chomp, chomp! No hay huecos en el alma, ni blueballs. No hay disgustos ni patrones edípicos. No hay fake MDMDA, ni falsos high school’s poppers. Nada. Lo único difícil en esta vida es soportar la estupidez humana. ¿Quién carajos les dijo que sólo con zanahorias se nos quitaba el hambre? ¡Chomp, chomp!

 

Loading
Borregata Hipoalergénica
Escritora. Historiadora, periodista por cinco años y diletante profesional. Antes de cumplir los 30 años decidió probar suerte en toda clase de artes, hasta que encontró su verdadera vocación como catadora amateur de café. Actualmente trabaja en una empacadora de carne en Nueva Zelanda, donde encontró la mejor manera de ganar suficiente plata para pagarse oficios venideros, entre ellos soldadura subacuática y diseño de armaduras.
Escritora/Ilustradora. “Our songs will all be silenced, but what of it? Go on singing”.

No pares, ¡sigue leyendo!

Sepultura

Ansiedad

En mi memoria sigue Martha Todavía conservo tu imagen, la de encontrarte entubada con los ojos cerrados. Esa noche me dijeron que me…

Las sustancias

Shots

¿Cansado de la rutina en la oficina? ¿Hastiada de la monótona vida familiar? ¿Impaciente por explorar, pero temeroso de los riesgos? ¿INSATISFECHO y…

Volver arriba