Skip to content

El calor obedece al invierno

Me encuentro sentado en el sillón, apretujándome contra uno de sus brazos, la única zona olvidada por la luz. Un rayo de sol toca la punta de los dedos de mis pies, calentándolos. Hacen 38 grados y las gotas de sudor resbalan por sobre mi frente imprimiendo su rastro de sal. Con trabajo me levanto y logro salir de la casa.

Una vez acostumbrado al brillo de las calles y de las aceras, de los edificios y de los coches cuyos cristales reflejan el sol con inusitada potencia, encamino hacia el parque. Allí, familias, niños y viejos se tiran dejando calcinar sus carnes. Es extraño que no huela a quemado, pienso cuando veo que un grupo de niños sin camiseta juega con la pelota mientras que otros, mayores que estos, fuman debajo de la sombra.

Algunas parejas se toman de la mano pero son las menos, pues el calor apelmaza sus palmas como, imagino, hace también con sus cuerpos en la intimidad. En cambio los hombres, en su mayoría, no disimulan su interés por las chicas que semidesnudas broncean su cuerpo. Ha pasado tanto tiempo desde que no se ve por este pueblo un torso, un pecho… Pero eso no es importante ahora, lo urgente es absorber la luz para luego, cuando el invierno penetre, abrirse paso en la contundente oscuridad que su patria blanquecina impone.

Loading
Escritora. Participa con sus letras en el proyecto Deletéreo.
Ilustradora. Buscadora, viajera, siempre cambiante. Contadora de historias en este viaje ilustrado.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

De vacíos y desencuentros

Humo

No existo. Me he desarmado de adentro hacia afuera, he dejado la piel en esos besos, he sacado las palabras al viento, desgastando…

Los matices de la pena

Error

Amanece en color sentencia de muerte: oliendo a madre agonizante de aflicción y familia y amigos avergonzados. Quedó por ahí, una noche rancia…

La furry girl

Amor y amistad

Queriendo devorar al mundo con los ojos pasamos la vida viendo todo, comiéndonos con la mirada cada rincón del planeta. Menos al cielo,…

Volver arriba