Skip to content

El imperio democrático de los sordos

He alzado el vuelo entre millares de cerillos a medio prender, a medio asfixiar, y he creído que amanecía de un dulce color naranja.

Mi ciudad de iluminaciones, de fantasmas que van al mercado con sus túnicas de domingo; me elevan sobre y más allá de la víbora sagrada. «¡Hey! Mira, desde aquí, mis uñas infantiles son ya una semana de colores».

Soy tu ciudad perdida, el hedor putrefacto de cenizas. Desnuda ante mis fornicaciones levantas tus banderas.

Soy tu ciudad edificada con tus ejecuciones, en cucharas de plata y gritando a las plazas públicas. ¡La ciudad loca está gritando!

Traigo las flores nuevas de una ciudad inundada. ¡Delirio! Soy tu esposa, la religión triunfante.

Ofrécele tu mano traicionera, tu sexo de miel, ofrécele a tu sagrada imagen tus cosechas, tus quejas por la mañana, la resaca, el baño más limpio de la ciudad, con mármoles lustrosos y una cara hermosa a la hora del sexo. ¡El santo cuerpo de Cristo me provocó un hambre atroz! Me duele todo este rebaño.

Sellamos el libro con besos para que cuando los perros lo olfateen no nos aprisionen en sus hospitales de gigantes iluminados. ¡Este infierno me hace mierda divina! Y Putin va a la cabeza meneando las narices. Somos bosques de ciudades que crecen sobre las ruinas. El germen de la carne. Las larvas en los zopilotes que despegan a tutearse con las nubes para luego regresar al infierno benditas, al subterráneo donde somos dioses menores. El país está en marcha, se despide del régimen con una canción feminista.

Loading
Me enseñaron a escribir y a contar desde los tres años con ayuda de naipes, corcholatas de colores y revistas de ciencia. Mi televisión (de esas grandotas de madera ) no se veía, así que tenía que imaginarme lo que sucedía adentro, ¡oh imaginación! La poesía es como un sol, adentro, único y salvado: respirar de sus manos amigas, como de pájaros azules que se vuelan por el cráneo, pisar el pasto seco y el aroma acuarela de los mercados, decir con sus jaulas las negras olas desnudas que me toman por el brazo; el sol ondula por encima, como un pálido disco blanco enjuagado. Cuando no trabajo en mi laboratorio me gusta salir a caminar mucho y visitar el océano, ¡ah! y los efectos psicodélicos de las guitarras jaguar. Me gustan las puertas viejas y vencidas, los paseos sin sentido y el viento en la cara cuando voy en moto. No me gusta cortarme el cabello.
Ilustradora. Mujer a la que le cuesta trabajo describirse en pocas palabras, pero que en un intento de ello podría decir que es mitad mariposa, mitad escorpión. Buscadora incansable del placer de vivir, cazadora de sombras, recolectora de cristales, espía de ventanas, coleccionista de reflejos, soñadora, viajera, filósofa y psicoloca frustrada, apasionada, sensible ante cualquier estímulo, observadora compulsiva, amante del amor, de la humanidad, de las bellas artes, del erotismo, del conocimiento, de la naturaleza, de cualquier cosa que despierte su asombro y creatividad. Cree en la humanidad y en el arte como productor de conciencia social. Canta, dibuja, escribe y toma fotos para sentirse más viva.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Bailemos en mis aguas (Yo te salvo)

Alquiler

Vámonos quitando nuestras ganas como si el después nunca existiera. Vámonos diciendo palabras lubricadas al oído y que en algún descuido tu lengua…

Volver arriba