Saltear al contenido principal

El monte

Cano siempre fue un niño ensimismado y cabizbajo. Eran contadas las ocasiones en que salía a jugar con nosotros, eso es cierto. No pateaba el bote, ni se escondía. Jamás trató de atrapar un balón ni corrió al touchdown. Ni policía ni ladrón, Cano permanecía inmóvil en la calle mirándose los pies hasta que era hora de regresar a casa.

De la nada, un día Cano nos pareció mucho más alto. Al día siguiente, parecía haber crecido otro tanto, además de haberse ensanchado. Pasadas un par de semanas ya nos doblaba la estatura y con trabajos cabía por la puerta de su casa. Era un niño -habremos tenido siete u ocho años entonces-, pero en breve llegó a medir más de dos metros y no pasó mucho tiempo antes de que desapareciera de las calles. Nadie preguntó por él ni fue a buscarlo a su casa, pero suponíamos cosas. Imaginábamos que había huido, y le pusimos sobrenombres: El Gigante, El Inflable, Gorila Cano. Una ocasión lo vi sobre su azotea, tratando de espiarnos, pero le era imposible pasar desapercibido.

Pobre, no vivió para ver el siguiente año. Su madre nos invitó al funeral y al entierro. Un corazón solo no podía irrigar por completo el inmenso cuerpo del Gorila Cano. Era tan grande que la señora lo había enterrado más al fondo de lo normal temiendo que siguiera creciendo.

Han pasado muchos años desde nuestra infancia, pero en ocasiones me junto con los demás y lo recordamos. Caminamos por el cementerio henchido buscando su tumba y hablamos de él, pero ahora le llamamos el Monte, El Monte Cano.

Loading
Ulises Granados
Músico, escritor, lector, cinéfilo, melómano, hijo, primo, hermano y amigo nacido en la ciudad de México un hermoso y soleado miércoles 29 de febrero de 1984. Gusta de todas las formas de la imaginación y del humor sin discriminación alguna. También disfruta ocasionalmente de una buena novela policiaca. Sostiene que la escritura literaria es una búsqueda donde la voz del escritor debe ser la única constante. En alguna reunión llegó a afirmar: “Puedo suscribirme a cualquier corriente de pensamiento, siempre y cuando sea lo bastante corriente”. No ha recibido ninguna distinción literaria, pero ha otorgado dos títulos de “Abuela Honoris Causa” hasta el momento. El primero a Susan Sontag por su labor crítica y, sobre todo, por esta fotografía; el segundo a Wisława Szymborska por su obra poética y por la persona que imagina detrás de esos poemas. Participó en el proyecto de investigación de literatura policiaca “Crimen y ficción”. Actualmente escribe una columna mensual de cine para la revista Síncope, mantiene el blog “Antología (no tan) arbitraria de textos” y toca la guitarra en la banda mexicana de swing Cotton’s.
Enamorado de las novelas gráficas, interfaces de videojuegos, malteadas de Coyoacán, floating points, caminatas nocturnas bajo la lluvia, errores de computadora y libros infantiles. Del infierno a tu corazón.

No pares, ¡sigue leyendo!

Guarida

Pena

Vamos a llorar donde nadie nos vea, a formar charquitos que se escapen por los poros de la tierra. Vamos a regar con…

Volver arriba