Saltear al contenido principal

Fábula de la huida

Creí que en mi cuerpo se sostenía. Creí que por una vez «vida en común» comportaba un significado. Creía que siempre estaría abrazada a mí.

Y así fue nuestra vida durante el tiempo que fue. Con esta conversación más parca que aquélla, con esa mañana más rabiosa que la pasada. Con las estrecheces, la holgura; y de pronto, los abrazos ajenos. La vida que ronda sus ejes. Las cuerdas que orientan el camino. Siempre es posible creer que la vida en común tiene un solo rumbo.

Pero los ejes se doblan, las cuerdas se rompen, el abrazo se pierde, una rehúye y se desliza, allá donde no importa si la caricia y el beso son escasos, pero indudables. Bastó una vuelta de tuerca, solo una, y de a lento, de a poco, de a hilos se nos disolvió hasta el olvido.

Loading
Avatar
Escritor. Lugar común: perfil obsesivo compulsivo, pero es cierto y útil en producción editorial. Editor, traductor, corrector de estilo.
Ilustrador. De manera que el único remedio, en espera de que llegue el asalto final, es volver la mirada a lo extraordinario, lo único que todavía nos puede salvar. –Walter Benjamin

No pares, ¡sigue leyendo!

Una cuestión personal

Confianza

Metió la mano al bolsillo de la chamarra, sacó su escuadra Smith & Wesson de cañón recortado, le puso el silenciador y salió…

Volver arriba