Saltear al contenido principal

Fábula de la huida

Creí que en mi cuerpo se sostenía. Creí que por una vez «vida en común» comportaba un significado. Creía que siempre estaría abrazada a mí.

Y así fue nuestra vida durante el tiempo que fue. Con esta conversación más parca que aquélla, con esa mañana más rabiosa que la pasada. Con las estrecheces, la holgura; y de pronto, los abrazos ajenos. La vida que ronda sus ejes. Las cuerdas que orientan el camino. Siempre es posible creer que la vida en común tiene un solo rumbo.

Pero los ejes se doblan, las cuerdas se rompen, el abrazo se pierde, una rehúye y se desliza, allá donde no importa si la caricia y el beso son escasos, pero indudables. Bastó una vuelta de tuerca, solo una, y de a lento, de a poco, de a hilos se nos disolvió hasta el olvido.

Escritor. Lugar común: perfil obsesivo compulsivo, pero es cierto y útil en producción editorial. Editor, traductor, corrector de estilo.
Su semblanza - Sus shots -
Hugo Mendoza
Ilustrador. De manera que el único remedio, en espera de que llegue el asalto final, es volver la mirada a lo extraordinario, lo único que todavía nos puede salvar. –Walter Benjamin
Su semblanza - Sus shots -
Escritor. Lugar común: perfil obsesivo compulsivo, pero es cierto y útil en producción editorial. Editor, traductor, corrector de estilo.
Su semblanza - Sus shots -
Hugo Mendoza
Ilustrador. De manera que el único remedio, en espera de que llegue el asalto final, es volver la mirada a lo extraordinario, lo único que todavía nos puede salvar. –Walter Benjamin
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

3
Tiembla

Tiembla

Se había desnudado a pesar de las estrías en las nalgas y las caderas afiladas, las costillas y los codos…

0
BFF (Best Friends Forever)

BFF (Best Friends Forever)

Esta es la historia de Andrea, una bailarina de 18 de años que vive sola en la ciudad. Todos los…

0
La Tentación De Inexistir

La tentación de inexistir

Nunca entendí qué nublaba su corazón; por qué el silencio, por qué la soledad, por qué no quería hablar. Yo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba