Skip to content

Pez blanco

Me lastimaba pensar que cada vez que la besaba con la mirada, mi cuerpo se hacía viejo y se alejaba la hora de poder hacerla mía.

Esa ilusión de poder drogarme con sus labios no era más que un cuento mío, producto de la necesidad de recorrer su cosmos, de darle nombre a cada una de sus estrellas: esos puntos que llaman pecas y que yo podría unir pacientemente, con la punta de mi lengua, uno por uno.

Desde que supe de su existencia me convertí en un viajero sin regreso, de esos que confunden destino con cautiverio, de los que muerden el anzuelo porque piensan que la carnada vale el paraíso, aun sabiendo que el infierno de sus besos desgarrará su garganta y pintará de rojo el azul del mar profundo. Ese rojo que combina perfectamente con el verde de sus ojos y que se pierde en la selva de su larga cabellera.

Tendrías que haberla visto bailar, era el mismísimo demonio saltando, lanzando con su cuerpo latigazos de fuego, castigando mis ojos con su belleza inalcanzable.

Si tan sólo el viaje hubiera sido menos tenso, si mis manos no hubieran tenido tantos instintos, habría entonces pintado de azul el suelo donde ella pisaba para poder caminar los dos juntos.

Pero ella nunca me habló, no supo de mi existencia. De haber sido así yo me habría sentido como un pez blanco, de esos que se ahogan en copas de vino.

Loading
Lleguemos a un acuerdo, tú me lees, yo te escribo. «Había noches en que todo el mundo estaba como esperando algo y yo me sentía como un nómada fracasado, de esos que van a todas partes sin llegar a ningún lado.» Escribo «adios» sin acento para que no suene a despedida.
Ilustrador. Ilustrador amateur de tiempo completo.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Inundaciones claras

Espíritu

Mi aliento repta en tu vientre donde sólo habita tu presencia Mi boca escribe con otros labios el libro que leen tus ojos…

Las delicias humanas

Grasa

En una esquina del Museum fur Naturkunde de Berlin, detrás de un gran cristal, descansa algo deshojado Das große Buch der Menschenfleisch mit…

Apología de la confusión

Ciudad

I. Últimamente discutíamos por todo. Hablábamos de nada. Nos contábamos una y otra vez aquellos pasos mal dados, las vueltas a una cuadra…

Hambre

Shots

Lo domina, su hambre es mórbida. Comenzó a meterse comida en la boca a los setenta kilos y, luego a los ochenta, tragaba…

Volver arriba