Skip to content

Fábulas de gentrificación

Malditos hipsters, todo lo arruinan con sus chingados perros de razas exóticas y sus estúpidos sombreros. Todos siempre vestidos de colores chillones; ¿acaso no les duele la cabeza nada más de verse las camisas de reojo? Y ni empieces con su fetiche por ocupar locales abandonados y ‘dejarlos bonitos’ con una tabla de pino importado y sin barnizar, aunque no dejen de ser locales en obra negra en barrios en los que no hubieran puesto pie el año pasado; ah, pero no se le ocurra a alguno de estos imbéciles abrir un restaurante de sándwiches en pan integral y jamón de bellota y lechuga orgánica porque llegan en estampida los idiotas y a todo el barrio nos suben la renta en dos semanas.

Y cómo chingan con sus modas. Las putas coronitas de flores, las gorras de camionero, y luego las de visera plana, el suéter de punto y el gorro tejido en primavera, los lentes de lectura de sus abuelos (aunque ni los necesiten). Y si no son más ridículos que la semana pasada no están contentos.

Ayer tuve que atender a una de esas parejas de estúpidos. Los dos coordinados, con la misma camisa verde marcatextos y un suéter amarillo igual de chillón amarrado al cuello. Ella poco agraciada (hoy me siento generoso para hablar de ellos), él más feo que el hambre, gordo de lonja y barriga, pero sintiéndose súper sensual con la melena feroz y la barba rala; creo que ella tenía más barba… Intratables.

Que me suban la renta por estos usurpadores ya es suficiente; tener que usar la maldita botarga ‘como demostración de nuestro producto’ es ofensa. Nada odio como tener que ponerme este traje y pararme en el mostrador a esperar que estos débiles mentales les digan a sus novias: «Mira, qué cool. Vamos a ser personas un rato, wey».

Loading
Enamorado de las novelas gráficas, interfaces de videojuegos, malteadas de Coyoacán, floating points, caminatas nocturnas bajo la lluvia, errores de computadora y libros infantiles. Del infierno a tu corazón.
Escritor. Lugar común: perfil obsesivo compulsivo, pero es cierto y útil en producción editorial. Editor, traductor, corrector de estilo.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Me das fuego por favor

Humo

Emerger como un héroe a través del humo de tu cigarro, agitar esas tristes aguas de los bares olvidados antecedido por una brasa…

Con mis manos en la cruz

Sorpresa

Hay un siseo cansado que patea con fuerza la tranquilidad del vacío. Mi fe agoniza en sus cenizas grises. Brota el día y…

Volver arriba