Saltear al contenido principal

Lógica

Susana a veces pernoctaba en un cuartito del apartamento de José, un cuartito que le había agregado un viejo inquilino, más para guardar desorden que para ser habitable pero no importaba pues después de follar quedaba tan cansada que agarraba una silla, trepaba y se introducía con dificultad en el agujero y se dormía inmediatamente sin sentir ni la mas mínima claustrofobia ni el mas mínimo pavor de estar en un espacio cómodo como una morgue y oscuro como el odio.

Se sentía tan sola y humana como un moco pegado debajo de una mesa. Era perfecto, la paradoja de la libertad siempre ha servido para la felicidad, para la tranquilidad del espíritu y el fortalecimiento de la autoestima.

José empezó a preocuparse cuando llegaba a casa y se daba cuenta de que ella seguía ahí, en el agujero diminuto y no había salido en todo el día, no había estado verticalmente en este mundo en 14 o quizás 16 horas, sin luz, ni aire puro, ni baño.

Pero al ver su felicidad, su placidez, su conexión con el universo, hizo lo más humano que le vino a su cabeza: empezó a cobrarle el alquiler.

DelReal
Escritor/Ilustrador. Diseñador gráfico alma vendida, hedonista de bolsillo vacío, activista de la pereza y los vicios solitarios, nacido en tierra de nadie Santiago de Cali, prosperó en la vida alegre y fue criado en modo experimental, casi como un hámster ...
Silencer
Ilustrador. Soy grafitero, autodidacta. Empecé a pintar hace aproximadamente 4 años de manera ilegal, para luego enfocarme en pintar de manera un poco más elaborada ...

Más shots para el sediento:

Atemporal

Palabras que no se pueden decir, que se quedan en silencio. Quieres decirle que te agota el pensamiento, que sientes…

Un poema por hora

Así pasó el martes apretado, donde la lluvia acompañó la tarde, deshilachando cada palabra entre cervezas y ruido. Un par…

Vello Amor

A veces el amor es tan ágil que nubla los sueños de colores, desviste las pieles en trocitos-texturas de rojo…

El inicio de la playa

Se miran. Se vuelven de pronto dos destellos e iluminan las corrientes. Destierran la solemnidad, soplan con la boca expansiva…

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba