Saltear al contenido principal

Fetiches de inocencia

Los vio llegar desde su cuarto.
Se bajaron de un automóvil deportivo y tocaron la puerta.
No se quitaron las gafas oscuras hasta que ella se los pidió.
Le dijeron ser los conductores de un programa de televisión sobre trastornos obsesivos y le explicaron que un familiar muy cercano a ella los contactó en un acto de manifiesta preocupación.

“Nos informó que desde los cuatro años usted no puede conciliar el sueño sin un oso de peluche. Que es una persona solitaria. Que se perdió su baile de graduación por no aceptar ir con una pareja. Que rehúye del sexo masculino. Que pasea a diario, con diferentes osos en una carriola. ¿Cree usted que tiene un comportamiento normal? ¿Padece algún deseo sexual hacia estos juguetes?”.

La tomaron por sorpresa, eso fue innegable, a ella y a los años acumulados en el relleno suave de cada uno de los osos coleccionados. Tampoco pasó por alto el gesto de uno de los conductores cuando se sentó en la estancia y miró con desdén a Teddy, el oso que estaba frente a él. Sin duda, también despreció a Bobby, la pequeña nueva adquisición de la tienda Build a bear.

“¿Deseo sexual?, no, eso se los dejo a ustedes. Así he decidido alimentar al silencio, con cosas inanimadas” –les respondió mientras tomaba asiento.

“Deberían hablar con mi madre, el familiar cercano que los contactó como yo creo. Ella podría explicarles cómo es posible vivir con la negación como si se tratara de un objeto de felpa”.

Los conductores respondieron algo que ella ignoró pues ya había sustituido sus cabezas por las de dos osos gigantes: uno pardo y otro azul. Las palabras jamás serían sinceras si provenían de un hombre.

Todos guardaban la verdad de las intenciones.

Su padre se lo enseñó.

Escritora. Cafeinómana, observadora, insomne. De ser trapecista caminaría todo el tiempo por las orillas.
Su semblanza - Sus shots -
Yelikat
Ilustración. Diseñadora gráfica e ilustradora del instituto departamental de Bellas Artes de Cali, Colombia. Creo y dibujo cuanta cosa se me ocurre y aquí se las dejo esperando que las disfruten.
Su semblanza - Sus shots -
Escritora. Cafeinómana, observadora, insomne. De ser trapecista caminaría todo el tiempo por las orillas.
Su semblanza - Sus shots -
Yelikat
Ilustración. Diseñadora gráfica e ilustradora del instituto departamental de Bellas Artes de Cali, Colombia. Creo y dibujo cuanta cosa se me ocurre y aquí se las dejo esperando que las disfruten.
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
Un Narrador En Su Lecho De Muerte

Un narrador en su lecho de muerte

Quienes tuvieron la fortuna de conocerlo, recuerdan cada una de las extrañas historias de su repertorio, aun cuando nunca las…

0
La Hormiga Desterrada

La hormiga desterrada

Lissette no tenía cabida en aquél grupo. Siempre fue considerada una hormiga rara entre todas las hormigas. Salía temprano como…

Esta entrada tiene un comentario
  1. Me encanto la frase”Así he decidido alimentar al silencio, con cosas inanimadas”; creo es una verdad cotidiana en la vida del ser humano…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba