Skip to content

Grieta

Se llevó la mano a la cabeza: su tacto no percibió la humedad que deja una herida abierta.

Tenía la resaca de un golpe seco, estridente.

La vida se le partía en el hueso occipital.

Abrió los ojos: el frío inmovilizaba sus articulaciones; las gotas de agua subterránea reverberaban en el fondo de la penumbra. Ausencia de luz, o es eso a lo que le llaman oscuridad.

Giró el cuerpo para quedar boca arriba. Un agujero luminoso y lejano dilató sus pupilas.

Camina sobre la tabla, no mires hacia abajo; recuerda que así fue cuando perdió el equilibrio.

Se irguió con dificultad. Las piernas no lograron sostenerla de pie por mucho tiempo. Miró de nuevo la salida, allá arriba, distante.

El ascenso sería largo, pesado y con riesgo de caer de nuevo.

 

Loading
Escritora. Cafeinómana, observadora, insomne. De ser trapecista caminaría todo el tiempo por las orillas.
Ilustrador y Diseñador Gráfico egresado de la Universidad Tecnológica de México. Desde diciembre del 2009 trabajo en H2O Contents, empresa donde actualmente tengo a mi cargo la dirección de arte de la revista Círculo Mixup. En su mayoría, las ilustraciones que presento han sido realizadas para el Drawing Fightclub, grupo independiente de ilustradores mexicanos que comenzó por medio de una red social. La ilustración que lleva por título “Es mentira la muerte” ganó el primer lugar del Torneo Calaverita de dicho grupo. En diciembre de 2012, esta obra fue impresa a manera de regalo para los colaboradores de la revista Círculo Mixup. Contó con un tiraje de 200 piezas a 4 tintas sobre papel couché de 300 grs. La técnica que utilizo en la mayor parte de mi obra es mixta, realizo bocetos a lápiz que después vectorizo y retoco de manera digital hasta estar satisfecho con el resultado.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Conversaciones VI

Espíritu

Mi maestro vino a verme con una duda en mente. Por primera vez en todos estos años parecía buscar mi consejo. —Creo que…

Camino al mar

Alquiler

Me pediste aquella noche que te despertara cuando saliera de casa. Te vi durmiendo tan tranquila como un ángel que no quise interrumpir…

Hicimos todo mal. Todo mal hicimos

Esperanza

Hicimos todo mal. Pusimos unas palabras arriba de las otras, cruzamos nuestras manos y nos miramos fuerte. Nos miramos tan fuerte que no…

Volver arriba