Skip to content

Hijo mío, madre mía

Cuando vi que mamá había descubierto lo que había hecho agaché la mirada. Ver su cara de desilusión y la negación que hizo con la cabeza me hicieron sentir triste, sin embargo no dije nada y esperé a que llegara la noche para que reuniera a la familia y el culpable terminara descubierto, pero nada se dijo en la cena. Para cuando intentaba dormir escuché una fuerte discusión entre mi hermana y mamá, al parecer la estaba culpando a ella, pero tampoco dije nada.

Al otro día durante el desayuno supe que mi hermana estaba castigada sin salir todo el verano y además se encargaría de tender mi cama y lavar mi ropa.

Cuando subí a la camioneta ninguna de las dos me dirigió la palabra. Al llegar a la escuela mi hermana se bajó violentamente  azotando la puerta y sin despedirse. Yo tomé mi mochila y al intentar salir, mi madre me tomó del brazo. Voltié y mirándome a los ojos me dijo que me amaba. Me quedé helado, sus ojos, su sonrisa; ella sabía que había sido yo, pero no dije nada, sólo baje la cabeza y me mordí el labio.

Mi madre continuo con el castigo de mi hermana hasta el final y yo con el mío.

Loading
Escritora. «Larga y ardua es la enseñanza por medio de la teoría, corta y eficaz por medio del ejemplo.» –Anónimo
Ilustrador. Soñó que se caía, pero se agarró de un lápiz.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Todo

Conexión

Parado en un mar de césped todo cobra vida, todo cobra muerte. Cada hoja, cada pétalo, cada piedra crece, madura, decae y expira…

Volver arriba