Saltear al contenido principal

Ojalá

Ojalá se me acerque este mancito y me eche los perros pa’ decirle que primero se coma un chicle y se arregle los dientes. Ojalá este tipo me tocara la nalga pa’ darle un rodillazo en los huevos y escupirle mientras se revuelca en el piso del metro. Ojalá venga el doctorcito y se pase de listo pa’ decirle que tiene manos de vieja y verga de infante. Ojalá me mire este viejo verde pa’ decirle a su esposa lo paupérrima que debe ser su vida. Ojalá ese escuincle se caiga de su patineta pa’ burlarme y mentarle la madre por lascivo asqueroso. Ojalá esos obreros se caigan del andamio pa’ que aprendan a no comerse a las mujeres con la mirada. Ojalá se le caigan los ojos a ese pendejo de mierda que quiere zambullirse en mis tetas. Ojalá se le pudra la lengua y se le seque el ano al imbécil de Marco por andarme suspirando en el teléfono y regalándome dulcecitos.

Ojalá.

 

Loading
Tras ganar su primer premio en efectivo, cambiarlo por brandy y cerveza y beberlos con sus rivales, descubrió su pasión por las letras y que la sopa en realidad sí es un buen alimento ...
Ilustradora. Erika Posada, aka e.M.a. Publicista, diseñadora gráfica, ilustradora, freelance, libra, adoradora del sol, amante empedernida de los felinos y adicta al sonido que genera el aplastar hojitas y vainas secas en la calle.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Construir un contexto (otra vez)

Tempestad

De frente el árbol y otras casas: todo es gris y absoluto. Un silencio enorme precede el desastre de la tormenta de gestos…

Principe de nada

Primero fue la imagen

No soy príncipe de nada. Poseo dos ojos, a veces he poseído algo de tierra, algo de semillas. ¡Qué felicidad! A nadie tendré…

Humanos demasiado humanos

Primero fue la imagen

El fracaso del Proyecto Humanidad no sorprendió a nadie (de hecho todos lo esperaban) aunque de pronto se sintiera en el ambiente una…

Volver arriba