Skip to content

Sin título

Creo que debí haber muerto hace años, cuando mi muerte hubiera resultado mínima, insignificante, vacía, silenciosa, anónima, olvidable.

Debí haber muerto cuando todavía nadie se había alimentado de mis pechos.

Lo sabía. Sabía que cada titubeo con la navaja me volvería eterna, que cada despertar agónico le dejaría libre el camino a la existencia.

Debí morir antes, cuando todavía no existían para mí los otros, los testigos, cuando no había más manos que mis manos, más uñas que mis uñas.

Y es que fui cobarde, quise morir mil veces y mil veces desperté preguntándome qué se necesitaba para perderle el miedo a la libertad.

Toda la vida he querido matarme como única forma de hilar mi propia piel y mi propia luz.

Ha sido triste andar el camino, ese camino que creí elegir cuando en realidad me fue impuesto, curiosamente impuesto en cada paso que pude haber evitado con tan sólo morir o no nacer.

Loading
Escritora. «Larga y ardua es la enseñanza por medio de la teoría, corta y eficaz por medio del ejemplo.» –Anónimo
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Aldama 405

Alquiler

Quizá al buscar a tientas tu cuerpo fue como encontré un lápiz entre las sábanas; se te ocurrió que era buen momento para…

Pocas semanas después

Amor y amistad

Éramos amigos, la complicidad nos fue acercando cada vez más hasta que ya no hubo retorno. Valeria llegó a mi casa pocas semanas…

De escurridores y seca-mentes

Ansiedad

Una cazuela y cuatro vasos con sus respectivos platos que aún faltan por lavar. También cuatro tenedores, tres cucharas y un cuchillo ya…

Volver arriba