Saltear al contenido principal

Interferencia

Me dispararon al cruzar su espacio aéreo.

Al encontrarme me levantaron y me dijeron que no las necesitaría más. Tomaron mis dos apéndices de luz y me aseguraron que los hombres no podían mantenerse en el aire.

Me confinaron a un cuerpo.

Me asignaron un género.

Me insertaron en alguna rama taxonómica de los mamíferos.

También me condicionaron a ser bípeda y a tomar un avión cuando quisiera desplazarme en las alturas.

Luego me dieron un manual, instrucciones de cómo desempeñarme en el mundo moderno y evitar lo que ellos definieron como insuficiencia.

Asumo que algún día esto sucedió como lo detallo porque algo se me quiere salir por la garganta cada vez que miro hacia el cielo.

Yo fui esa ave que acaba de cruzar enfrente de mí.

Y fui viento.

Sigo siendo luz.

Energía.

Loading
Escritora. Cafeinómana, observadora, insomne. De ser trapecista caminaría todo el tiempo por las orillas.
Ilustradora. Buscadora, viajera, siempre cambiante. Contadora de historias en este viaje ilustrado.

No pares, ¡sigue leyendo!

El Dios de la peda

Comodidad

Hace tiempo que busco la manera de salir. De irme por entre las lineas de mi aliento loco, lento. Estoy hasta el fondo, nadando…

No sin ella

Llamada

Nadie escuchó sus pasos apurados bajar la escalera. Nadie imaginó que la joven favorita del pueblo, la más diligente y llena de vida…

Norberto

Pena

Norberto fue un chico muy tímido hasta que, hacía unos meses, tuvo que dar un discurso de graduación frente a todos en la…

Volver arriba