Skip to content

La caída

La vida siempre fue un eco tímido, una duda sin sentido, un no saber, un no sentir.

Esa lucecita, que un día encendieron para darle un nombre y un propósito a un ser artificial, finalmente falló.

Me llevaron a un cuarto oscuro y me llamaron vencido. Iban a destruirme, pero cuando llegaron a darme fin yo ya no estaba: otra lucecita se había encendido en mí, un corazón de verdad creció y se aferró a mis circuitos.

Creyeron que me habían robado pero no, me levanté y seguí caminando como hasta ese momento lo había hecho. Esta vez no hubo propósito, era yo y un latido desconocido.

Loading
Escritora. «Larga y ardua es la enseñanza por medio de la teoría, corta y eficaz por medio del ejemplo.» –Anónimo
Diseñadora gráfica e ilustradora del instituto departamental de Bellas Artes de Cali, Colombia. Creo y dibujo cuanta cosa se me ocurre y aquí se las dejo esperando que las disfruten.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Insuficiencia

Ciudad

Algo faltaba en su ventana. No, no eran las flores marchitas de la cuna de Moisés, tampoco eran las persianas. En su lugar…

Acuario

Pena

La persecución comenzó en las primeras horas de la mañana. Los hombres ya tenían ubicada a una manada que persiguieron, kilómetros mar abierto,…

Volver arriba