Saltear al contenido principal

La casa de mis sueños

Te escribo esta carta con el pensamiento.

Pocas cosas han cambiado desde que te hice a un lado de mi vida. Sigo aquí.

La casa de mis sueños está callada y somnolienta. Y no es mi culpa ni la tuya, es del puto tiempo que no deja de reinventarse en todos lados, en todo momento. Afuera está la vida, sucediéndole a todos mientras no hacen otra cosa más que pensar cómo deben vivirla.

Es que, te lo digo en serio y angustiado, la casa de mis sueños está callada y somnolienta. Debe ser este porro que aún no abandona mis pulmones por completo, debe ser el exceso de suspiros o debe ser la ausencia de palabras.

(No hay mucho más que escribirte.)

Estoy obligado a pensar menos pues la casa de nuestros sueños -además de callada y somnolienta- está reduciendo el espacio donde una vez cupo nuestra felicidad.

Ahora hay tan poco lugar para respirar que -con suerte- el humo se hará uno con las ganas de desaparecer y juntos saldrán por la chimenea.

Aquí te espero.

 

Loading
sgvn
Escritor. Hombre bueno, de mal genio. Escribo, leo, vendo, imagino y fumo cosas.
Ilustradora. Silvana Ávila, aka Miss Tutsi Pop, no es una cosa ni una categoría, al parecer es un verbo, un proceso en evolución, una función integral del universo.

No pares, ¡sigue leyendo!

Baldío

Amor y amistad

Lo incierto. Quizás no regrese de Baldío. Meses atrás. Aguardó a que su mujer durmiera para tomar la mochila que preparó con prisa.…

Volver arriba