Saltear al contenido principal

La pared sigue en pie

Me quité la camisa más temprano hoy. Sólo quería llegar a casa y empezar a descansar del maldito día, de sus estúpidas horas corriendo una tras otra. Todas ellas sin importancia. Sólo quería llegar a casa. El sillón no estaba en la sala y no sé por qué. Tampoco importa, yo ya estoy sin camisa en el centro del departamento. Siempre he querido tener un cuarto y ya, una cocina y un baño. No necesito más espacio. Y el sillón no está. Mi tarde de descanso empieza normal: tomé la pintura roja y me dibujé los círculos concéntricos en el abdomen, justo debajo de los senos –ya ni siquiera necesito un espejo. Bull’s eye. Respiro profundo, trago saliva y me lanzo hacia la pared. Es mi encuentro preferido: el yeso dejando la piel tan blanca, arena vertical, comprimida, lista y para mí. Cada vez estoy más cerca de integrarme a ella, de que me absorba hasta derribarla, hasta derribarme con ella. Bull’s eye. Le veo ya las grietas, el cemento asomándose y me río de su fragilidad. Las costillas astilladas y las rodillas en el piso. Pero los círculos rojos vivos pegaditos en la pared. La pintura de mi piel transferida a la suya descarapelada. Mañana, después de las estúpidas horas, cuando sólo quiera llegar a casa, para derribarme todo.

Ruth Brenes
Escritora. Mar de nervios en esta carne contrahecha. Sentir, sentir, sentir. Y de ahí pensar. Y así decir. Y en todo eso vivir. Vivo colgada de la parte baja de la J en la palabra ojalá.
Su semblanza - Sus shots -
Carlos Álvarez
Ilustrador. Soñó que se caía, pero se agarró de un lápiz.
Su semblanza - Sus shots -
Ruth Brenes
Escritora. Mar de nervios en esta carne contrahecha. Sentir, sentir, sentir. Y de ahí pensar. Y así decir. Y en todo eso vivir. Vivo colgada de la parte baja de la J en la palabra ojalá.
Su semblanza - Sus shots -
Carlos Álvarez
Ilustrador. Soñó que se caía, pero se agarró de un lápiz.
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
Cheche

Cheche

Heriberto del Huerto Altamirano nació en un rancho y, desde que las primeras olas de Internet llegaron al pueblo, decidió…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba