Skip to content

El trabajo

Cuando se fue a vivir a aquella ciudad perdió la confianza en la gente: las mentiras eran más difíciles de detectar, las promesas rotas eran cosa de todos los días, las sonrisas parecían tan reales.

Todo el que pudo le dio una puñalada por la espalda.

Comenzó a odiar las calles, los rostros, las voces y los sonidos, las risas, el clima, la arquitectura y toda su supuestamente magnificente herencia histórica. Las pequeñas expresiones de cada individuo.

Tuvo que regresar, volver a los paisajes conocidos, a los rostros familiares, a las palabras duras pero honestas. Y poco a poco se dio cuenta de que era demasiado tarde. Aquella ciudad ya formaba parte de él, se multiplicaba en su interior y terminaría de acabar con él muy pronto.

 

 

Loading
Escritor. Monterrey, Nuevo León, 1976. Monterrey, Nuevo León, México. Obtuvo el premio de cuento de la revista La langosta se ha posado 1995; el segundo lugar del premio de minicuento La difícil brevedad 2006, y el primer premio de microcuento Sizigias y Twitteraturas Lunares 2011. Fue becario del Centro de Escritores de Nuevo León. Ha colaborado con textos en las revistas Literal, Urbanario, Rayuela, Oficio, Papeles de la Mancuspia, La langosta se ha posado, Literatura Virtual, Nave, Umbrales, la española Miasma y la argentina Axxón. Ha sido incluido en las antologías: Columnas, antología del doblez, (ITESM, 1991), Natal, 20 visiones de Monterrey (Clannad 1993), Silicio en la memoria, (Ramón Llaca, 1998), Quadrántidas, (UANL, 2011) y Mundos Remotos y Cielos Infinitos (UANL, 2011).
Ilustradora / diseñadora gráfica / artista plástica. Amo la naturaleza, los misterios, los colores y las texturas. Me gusta cantar y hacer audiovisuales. Soy autodidacta. Desde pequeña me interesé por el arte, siempre buscando y experimentando. A lo largo de estos años he participado en numerosos eventos y exposiciones, individuales y colectivas, de pintura, fotografía e ilustración. Estas últimas fueron expuestas en EEUU y distintos lugares de Latinoamérica. En cada creación reflejo lo que me llega del mundo y, al mismo tiempo, me descubro.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Lumínica

Primero fue la imagen

Buscó el vestido que le resaltaba la sonrisa. Se pulió los brazos hasta la refulgencia. Encontró en el espejo sus ojos teñidos en…

Cuenta regresiva

Infancia

La última vez que Marlon vio a su abuelo fue cuando tenía 8 años. Era un domingo nada extraño, de esos que debía…

Volver arriba