Skip to content

Caída libre

A veces en la noche cuando todos duermen y me siento solo, prendo la luz para que me acompañe mi sombra.

Entonces me doy cuenta de que mi sombra tiene alas, se desprende de mi cuerpo, da vueltas en la habitación para reconocer el terreno y así, de pronto, sin avisar, sale volando por la ventana. Yo también me aviento, siento que debo buscarla, pues sin mi sombra la luz no tiene mucha importancia.

En el camino me encuentro a un ave que pasa con sus alas extendidas y le pregunto si las nubes están cayendo también. Nada se mueve, sólo siento el aire estrellándose en mi cara a gran velocidad.

El ave que ahora va en picada, con su cuerpo bien extendido, me contesta: «no estamos volando, descansamos en la gravedad por unos instantes».

Y sin agregar más, el ave se lanza a cazar mi sombra.

 

 

Loading
Lleguemos a un acuerdo, tú me lees, yo te escribo. «Había noches en que todo el mundo estaba como esperando algo y yo me sentía como un nómada fracasado, de esos que van a todas partes sin llegar a ningún lado.» Escribo «adios» sin acento para que no suene a despedida.
Ilustrador. Nací en Bogotá, Colombia, el primer día de 1985. Como a todos los niños, me gustaba dibujar y, como algunos, tomé la decisión de seguir haciéndolo por el resto de mi vida.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

El silencio

Llamada

A mi mente llamas, recibes la llamada de los siglos, la boca del silencio es una llama, recibo de tu boca la llamada…

Llamas a mí

Alquiler

La lluvia de fuego era lo de menos, no había nada qué quemar. Estábamos solas y apenas alcanzamos a agarrar un par de…

Volver arriba