Saltear al contenido principal

La tragedia del perro Lúnico

Nadie se preocupó, lúnico que necesitaba era que lo cuidaran; nadie lo cuidó, lúnico que necesitaba era que lo amaran.

Cuando nació, su madre ladró y, Lúnico, sangre de perra lamió. Pobre.

Lúnico sacaba la lengua cada mañana y algún godínez, cafeína derramaba; era lúnico que lo mantenía. Se negaba a dormir, le gustaba su insomnio, lúnico compañero. Por las noches, lúnico que hacía era ladrar imitando el primer lúltimo ladrido de su madre. ¡Callen a ese pinche perro!, gritaban los vecinos encabronados, ¡hijo de tu puta madre!, le decían los espantanublados.

Desde cachorro siempre fue solitario, de nadie aprendió a ser perro. No levantaba la patita para mear, meaba así tal cual, en cuatro. No movía la cola, se sentaba sobre ella, inmovilizándola. No daba vueltas antes de echarse, caía nomás. No buscaba refugio cuando llovía, sentado se cubría. No les olía las colas a las perras, le daba asco, se las cogía sin preguntar, lunático. En cada situación perruna, Lúnico tenía su propia forma de ejecución.

Hace falta decir que no era feliz, al pobre nadie lo quería, lo insultaban y uno que otro le escupía, pero él todo lo recibía: gritos, patadas, insultos y malas caras.

Paseo de la Reforma no es un sitio para perros. Intentaron envenenarlo, atropellarlo, ponerle clavos en la comida, llevarlo a la perrera y hasta un viejo taquero intentó comérselo, pero sólo el destino tuvo el honor de cargarse a quien se cogió a todas las perras del vecindario y dejó en vela a tanta gente. Sólo el destino pudo reclamar la vida de aquel hijo de perra que, de cualquier forma, ya estaba muerto. Por increíble que parezca, a Lúnico le cayó un rayo. A mitad de una tormenta se fue. Se lo llevaron. Ahora se encuentra en otro lugar, con otros perros Lúnicos que lúnico que necesitaban era comprensión.

Loading
Avatar
Soñador. Escritor con los ojos abiertos. Mirada en la espalda. Aprendió a vivir las calles, los buenos tacos y el sudor de las mujeres. México es un puñal clavado en su espalda.
Diseñador / ilustrador / animador / teatrera / mesera y lo que venga.

No pares, ¡sigue leyendo!

Viscoso subterráneo

Primero fue el texto

Son las siete de la noche y una mano sujeta con fuerza el muslo de María. Ella mira de reojo y lejos de…

Toda la noche vi crecer el fuego

Ciudad

¿Cuándo es demasiado honda la tierra? ¿la tersa mano de la demolición?, el ojo adormecido por las afasias y el pájaro equivocado que…

La furry girl

Amor y amistad

Queriendo devorar al mundo con los ojos pasamos la vida viendo todo, comiéndonos con la mirada cada rincón del planeta. Menos al cielo,…

La bastardilla es nuestra

Grasa

Escuchen hijos de puta, masturbadores, egocentristas, carentes de sexo y de moral, recicladores de esposas de medio uso, padres adoptivos del infierno personal…

Volver arriba