Saltear al contenido principal

Luz absoluta

Te veía, Jonás, yo sabía que tú eras el coyote que decían, ese que si te le quedas mirando no te deja mover, que se aferra a ti como si de lejos mordiera. El que no deja que lo caces y aplica la dentellada justa.

Lo supe cuando desde la acera de enfrente volteaste a mí: tenías los ojos divinos. Eran como aquellos que aparecen en los sueños con la luz absoluta. Y no pude resistirme, Jonás, no podía. Quise apartarme, moverme de aquel lugar, correr hasta la esquina y dar la vuelta para no verte, porque lo sabía, sabía quién eras y tuve miedo. No, no miedo de ti.

Te dejé acercar, que me olfatearas y me dejé llevar hasta ese lugar que llamaste madriguera. Allí me desnudé para que disfrutaras mi cuerpo, te permití las caricias y que tu lengua fuera descubriendo mi piel con calma, te hice salivar y disfruté tu hambre. Pero yo mordí primero.

Nada más hermoso que sentir cómo escurría aquel carmesí por mis labios, nada como mi piel tiñéndose desde el cuello y tus garras arañando inútilmente mis senos pletóricos. Sentí que tu cuerpo se detenía, apreté más fuerte.

Los coyotes te paralizan, Jonás, pero las hembras seducimos y no hay embrujo que lo supere. Debiste oler que el miedo que sentía no era a ti, era a la bestia que tengo dentro y a ese deseo de comerme tus ojos de luz noctámbula, absoluta.

 

Loading
Andrés Márquez
Escritor. Estudió Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Obtuvo el premio José Emilio Pacheco, en el área de poesía, así como la beca Edmundo Valadés para publicaciones independientes, en 2004, 2005 y 2009. Actualmente es editor de la gaceta de literatura y gráfica Literal, y de sus distintas colecciones.
Ilustrador. Ilustrador amateur de tiempo completo.

No pares, ¡sigue leyendo!

Lógica

Alquiler

Susana a veces pernoctaba en un cuartito del apartamento de José, un cuartito que le había agregado un viejo inquilino, más para guardar…

La fiesta

Sorpresa

Hay un tipo especial de infierno que parece muy simpático, como una broma de mal gusto. Se borran todos tus recuerdos. Sólo queda…

Volver arriba